Medio siglo de feliz matrimonio festejaron Jesús Martínez Peña y Francisca Esquivel Campos con una emotiva misa en acción de gracias llevada a cabo en la Capilla del Pueblito.
La pareja que acudió en compañía de sus hijos y nietos, agradeció al Creador la dicha de compartir con el ser amado 50 años, en el seno de una familia conformada para toda la vida.
El presbítero que presidió su eucaristía, les expresó su beneplácito al dirigir la renovación de votos que, los esposos, han sabido cumplir conforme Dios manda, movidos por el amor que se tienen uno al otro.
Jesús y Francisca celebraron entonces sus bodas de oro al intercambiar, de nueva cuenta, las argollas que han portado a los largo de los años con orgullo de haber consagrado su unión al Altísimo.
Sus hijos compartieron esa maravillosa dicha con sus padres, rodeándolos durante la ceremonia, como muestra de cariño hacia ellos. Pidieron a Dios mantener a sus padres en su gracia y conservarlos por muchos años más.

Compartir
Artículo anteriorAmistades inusuales
Artículo siguienteComparten corazón