Saúl Alejandro Flores

Mis queridos lectores, este verano se ha caracterizado por un ciclo de lluvias podríamos decir copioso, hemos visto circular agua, volúmenes llamativos afuera de nuestras casas, formando arroyos y colapsando la ciudad. La inquietud surge porque muchos se habrán preguntado y por qué no se aprovecha esa agua, en vez de que ingrese a la alcantarilla y se contamine en su paso por la red de alcantarillado, termine en el río y en otro estado de la república.
Por otro lado, habrán a lo mejor escuchado que se habla de la famosa cosecha de lluvia y de aprovechar la precipitación pluvial en una ciudad como Aguascalientes que presenta un estrés hídrico preocupante, con este propósito es por el que opte compartirles algunos conceptos básicos sobre el agua de lluvia y el agua pluvial así como otros pormenores, porque es un hecho que esta se está convirtiendo en una tendencia y una opción que no se tardará en aprovechar y hacer uso, pero cuando hablen del tema es importante que usted, amable lector cuente con un conocimiento sobre los conceptos relativos y no se quede sólo con emitir opinión, sino en actuar en favor de la conservación y buen uso del agua.
Así que comencemos, en esta entrega con los conceptos básicos, la próxima semana hablaremos de detalles operativos elementales. El sistema de captación de agua de lluvia es considerado como el conjunto de tuberías, accesorios y equipos que captan y recolectan la lluvia que cae sobre una superficie para conducirla a un dispositivo de almacenamiento para su uso posterior. Existen sistemas sencillos que utilizan la lluvia para el riego de áreas verdes o lavado. Para este caso se necesita un proceso de filtración primario que decante la basura acumulada en la azotea.
Existen diversos sistemas SCALL (siglas de sistemas de captación de agua de lluvia) diseñados para proveer agua al sistema hidráulico de las edificaciones e incluso para abastecer el consumo humano. Para este caso es indispensable contar con un sistema de filtración y potabilización especializado para garantizar la pureza del agua.
¿Cuál es la diferencia entre el agua de lluvia y la pluvial? El agua de lluvia es el agua procedente de las precipitaciones que no ha sufrido contaminación severa, no tiene contaminantes químicos, ni tóxicos que alteren considerablemente su pureza, ya que ha sido captada en una superficie que no es transitada por el ser humano ni por vehículos. Esta agua suele contaminarse con hojas de árboles, polvo o excrementos de pájaro acumulados en la azotea, por este motivo, las superficies captadoras requieren mantenimiento y limpieza. Por su parte, el agua pluvial es el agua que al tener contacto con el suelo ha sufrido un grado de contaminación mayor, ya que al circular por superficies transitadas por vehículos y el ser humano se mezcla con diferentes productos químicos, lixiviados, basura no biodegradable y otros agentes que alteran nocivamente su pureza.
Ahora amable lector, vamos a los componentes de un sistema SCALL, en donde se tiene la superficie de captación, que es el área sobre la cual caerá la lluvia (generalmente son los techos) su función es recoger el agua de lluvia y trasladarla mediante una pendiente hacia las canaletas de recolección donde se concentra para conducirla al tanque de almacenamiento o interceptor de las primeras lluvias. Algunas de las características que deben tener las superficies de captación son:
Contar con una pendiente que permita el flujo de agua hacia la canaleta de recolección. Sobre la buena escorrentía, tenemos que es importante el material con que se construyó la superficie para que no obstaculice considerablemente el flujo de agua, que no despida partículas, olores o sustancias que contaminen el agua.
Las canaletas de recolección son los conductos ubicados en la parte más baja del área de captación y reciben el agua captada para conducirla al interceptor de primeras lluvias. Algunas características que deben tener las canaletas de recolección son: Que su material no contamine ni altere las características físicas y químicas del agua de lluvia. El ancho de la canaleta pueda contener y trasladar el agua captada. Debe contar con una pendiente y estar adosada a la superficie de captación. Así como tener un prefiltro que retenga contaminantes.
Interceptor de primeras lluvias. Es el dispositivo destinado exclusivamente para almacenar las primeras lluvias de la temporada. Una vez lleno el interceptor, el flujo es desviado y conducido a la cisterna. Las primeras lluvias de la temporada se separan porque suelen ser ácidas y además son las que limpian el área de captación de la basura acumulada, por lo que están contaminadas químicas y físicamente. Se recomienda que el interceptor de primeras lluvias debe ser calculado a razón de un litro de agua de lluvia por metro cuadrado de agua drenada.
Almacenamiento. Para el tratamiento se utilizan depósitos que acumulan y suministran el agua de lluvia a la edificación, a la vez que protegen el agua de la intemperie. Físicamente deben tener cualidades que permitan almacenar el agua de manera higiénica, evitando que se desarrollen bacterias.
Tratamiento. Es el proceso al que se somete el agua de lluvia para garantizar cierta calidad y tenga un determinado uso, Esta fase comprende la filtración y potabilización y el tratamiento puede iniciar antes de llegar a los filtros con un sistema de prefiltro en las canaletas.
En la siguiente semana veremos más aspectos de los sistemas SCALL, sus monitoreos, potencial de captación e impacto ambiental y características entre otros. Estas deben ser acciones tendientes a que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.
Comentarios: saalflo@yahoo.com twitter: saul_saalflo