Salvador Cisneros
Agencia Reforma

El U.S. Bank Tower, ubicado en el Downtown de Los Ángeles, es el rascacielos más alto de la costa oeste de Estados Unidos y, a partir del 25 de junio, tendrá una nueva atracción, ideal para quienes les gusta que les corra la adrenalina.
Se trata de una resbaladilla de cristal de 14 metros de longitud, llamada Skyslide, que conectará por fuera el piso 70 con el 69.
Estará situada a 304 metros de altura y será construida con vidrios de 3 centímetros de espesor, de acuerdo con un comunicado de prensa de Overseas Union Enterprise, compañía de Singapur que compró el edificio en 2013.
Skyslide forma parte de una remodelación del edificio, que costará 50 millones de dólares, la cual incluirá un mirador y un bar en la cima, a 310 metros de altura.
La preventa de boletos para este nuevo punto turístico comenzará el 18 de marzo mediante la página skyspace-la.com.
El acceso al complejo para poder disfrutar del restaurante y el mirador con vista panorámica de Los Ángeles costará 25 dólares, mientras que aquellos que quieran vivir la experiencia del Skyslide deberán pagar 8 dólares adicionales.
Según Overseas Union Enterprise, esperan una afluencia de 500 mil personas por año.
www.skyspace-la.com

Un nuevo gigante
Aunque hasta ahora el U.S. Bank Tower es el edificio más alto de la costa oeste, sus días están contados.
El Wilshire Grand Hotel se inaugurará en 2017 y medirá 335 metros. El rascacielos, que tendrá un costo de mil millones de dólares, está siendo construido en la intersección de Wilshire Boulevard y Figueroa Street; entre sus atracciones incluirá un mirador, una piscina infinita y un restaurante en la cima.