Carlos Gutiérrez Gutiérrez

En defensa de la familia natural y por la tolerancia, miles de aguascalentenses marcharon ayer por la avenida Madero, en lo que fue una mega manifestación, -histórica ya- por la gran cantidad de participantes.

En lo que fue una tarde agitada, pero sin incidentes mayores, unas 22 mil personas, integradas en dos movimientos diferentes y opuestos en sus demandas, se congregaron en el centro de la ciudad para exigir, por un lado, la protección del Estado a la familia natural, retirando la iniciativa presidencial para legalizar los matrimonios entre personas del mismo género, y por el otro, la otra marcha, en demanda de tolerancia y reconocimiento a sus derechos como minorías de conformar familias homoparentales.

De acuerdo a lo programado, debieron haber sido tres marchas, sin embargo, sólo se llevaron a cabo dos, la protagonizada por diversas organizaciones civiles LGBTTTI, que promueven, entre otras demandas, los matrimonios entre personas del mismo género; y la convocada por el Frente Nacional por la Familia. La tercera, se dijo, sería una cabalgata que partiría del parque Rodolfo Landeros, sin embargo, acudieron sólo cuatro jinetes, por lo que no se efectuó.

Más de 19 mil a favor de la familia natural

Poco más de 19 mil personas, en su mayoría vestidas de blanco, convocados por el Frente Nacional por la Familia (FNF), efectuaron una marcha y mitin en demanda de que, desde el Estado se proteja a la familia natural, integrada por el padre, la madre y los hijos, al tiempo en que demandaron el retiro de la iniciativa presidencial mediante la cual, se busca legalizar los matrimonios entre personas del mismo género.

“Se trata de un movimiento nacional; en más de 100 ciudades se llevó a cabo esta misma marcha y queremos que con esta manifestación de fuerza y de participación, el Gobierno se dé cuenta que tiene que cumplir lo que los ciudadanos le demandan y eso es que den marcha para adelante a la iniciativa ciudadana ‘Reforma por la Familia, por los Niños y por Todos’, que se presentó con más de 260 mil firmas”, afirmó Carlos García Villanueva, uno de los principales organizadores de la marcha.

“Queremos que los legisladores atiendan a sus ciudadanos y que modifiquen el artículo cuarto de la Constitución Política para garantizar que se reconozca al matrimonio como una institución de interés público y fundamento de la familia”, sentenció el empresario poco antes del arribo de las dos decenas de miles de manifestantes, en su enorme mayoría vestidos de blanco y portando pancartas y mantas en demanda del respeto a la integridad de la familia.

Aunque la marcha a nivel nacional incluía otros temas relativos a la modificación a los contenidos de los libros de texto gratuitos, eliminando imágenes explícitas sobre sexualidad y el cambio en el sentido de la orientación sobre este tema, en el caso de Aguascalientes, la principal demanda expresada en pancartas fue a favor de mantener la unidad e integridad de las familias naturales.

Los manifestantes se reunieron al iniciar la avenida Madero, pero fue tal cantidad de personas que hubo la necesidad de bloquear varias calles y avenidas de la zona para poder dar cabida a los manifestantes que acudieron mayoritariamente en familia.

De acuerdo al general Eduardo Bahena Pineda, participaron en el operativo de vigilancia de ambas marchas más de 600 elementos de la policía estatal y elementos de la municipal, quienes no reportaron ningún incidente por lo que se consideró que el saldo fue blanco.

 

Por la tolerancia y el respeto a los derechos humanos marchan 1,000

Por lo que hizo a la marcha convocada por diversas organizaciones de la sociedad civil a favor de los derechos de las minorías, llevaron a cabo una concentración de cerca de mil participantes, una cantidad grande de personas, si se considera que por lo general, sus marchas no pasan de los 500 manifestantes.

Ellos se reunieron en el Jardín de las Jacarandas, en donde hicieron un homenaje a Juan Gabriel, como símbolo de la comunidad gay en Aguascalientes.

Ahí, los manifestantes lanzaron consignas en demanda de respeto, tolerancia y por una convivencia social sin discriminaciones de ningún tipo.

Chuy Tinoco, integrante de la comunidad gay y uno de los principales organizadores, denunció provocaciones de parte de los manifestantes de la marcha más grande, pues incluso, hubo intentos por parte de las autoridades, a quienes no identificó si fueron estatales o municipales, de cambiar no sólo la hora y el lugar, sino el día de la marcha de ellos.

Reiteraron sus planteamientos para que la sociedad y sobre todo, los grupos más conservadores, muestren más tolerancia y respeto hacia quienes no piensan como ellos.

Las manifestaciones transcurrieron sin mayores incidentes más allá de leves altercados entre manifestantes de ambos bandos. Así mismo, se registró una única persona herida a quien le cayó encima un dron que tomaba imágenes aéreas y que fue impactado por una pelota de las que repartieron entre los manifestantes convocados por el FNF.