Quienes consideraron que la elección extraordinaria del domingo pasado, para elegir al diputado federal del Distrito 01 de Aguascalientes, sería determinante en 2016 se llevaron un chasco, en función que lo cerrado del resultado elimina cualquier supremacía partidista, por lo que la moneda sigue en el aire y dependerá de lo que cada quien haga de aquí al 5 de junio.

Los datos oficiales se tendrán una vez que concluya el cómputo distrital que comenzará este miércoles y con plazo hasta el viernes, sin embargo los resultados preliminares que ofrece la página electrónica del Instituto Nacional Electoral indican que el PAN recabó 33,805 votos (32.6038% del total de los votos emitidos), el PRI 33,810 (32.6086%), PT 13,180 (12.7117%), PNA 11,202 (10.8039%), PVEM 2,787 (02.6879), PMRN 1,384 (01.3348%), coalición PAN-PNA 1,177 (01.1351%) y coalición PRI-PVEM 1,120 (01.0802%). Hubo 70 votos a favor de candidatos no registrados y 3,486 nulos (03.3621%). En estas condiciones, sumados los votos por partido y en coalición el PAN se quedó con 34,394 votos, el PRI 34,370 y PNA 11,790.

Se destaca en la información que de las 445 actas capturadas faltan por contabilizar cuatro, sin embargo no habrá cambio alguno en el resultado final ya que el Partido Revolucionario Institucional reconoció la derrota, en base a las actas que entregaron sus representantes de casilla. Lo único que podría modificarlo es que el mismo tricolor o cualquier otro partido presenten una impugnación ante los tribunales lo que retrasaría el veredicto, aunque se considera improbable que vuelva a repetirse la elección, de cualquier manera la declaración de validez se hará cuando la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resuelva todos los juicios de inconformidad, que de no haberlos declarará concluida la elección.

Esta vez fueron 24 votos de diferencia entre el PRI y el PAN (en coalición) y la anterior de 500, lo que ratifica que al menos en los 10 municipios fuera de la capital está divido el apoyo político, y que aún con las ligas respetivas no se logró un cambio sustancial como era el propósito de unos y otros.

De los participantes sólo el PT tuvo un avance muy importante ya que se jugaba aquí su registro nacional, y claro está, los 160 millones de pesos retenidos por el INE hasta conocer el resultado, lo que motivó que en las últimas semanas estuvieran presentes miembros del directorio nacional, diputados federales y locales y todos aquellos que pudieran ayudar con las descargas necesarias que motivaran a los ciudadanos a inclinarse por sus siglas, lo que al final del día les redituó un balance favorable.

.

LLAMADO DE ATENCIÓN

Lo vivido el 6 de diciembre debe ser un martillazo en la conciencia de los líderes de todos los partidos y entender que los ciudadanos ya se cansaron que sólo se acuerden de ellos cuando se acercan las elecciones. Es necesario replantear las estrategias político-sociales y de manera particular asumir un compromiso permanente de servicio que contribuya a la solución de los problemas que tiene la sociedad.

En los diez municipios estaban convocados 275,265 electores y sólo acudieron 103,684, esto es, el 33.6669%, mientras que el pasado 7 de junio acudieron 107,066, lo que señala que no hubo capacidad de los partidos para motivar a los abstencionistas e incluso hubo un retroceso en la asistencia, muestra clara de que la gente está fastidiada de los tacos de lengua y volutas de humo.

Se requiere que cambien el “chip” y no estén a la espera de concretar una coalición para ganar, que por el contrario sean capaces de vencer por sí mismos. Aunque la ley lo autoriza se ha llegado al abuso ya que sólo se preocupan por hacer sumas de lo que pueden lograr con una unión, sin importar el choque hay un origen, principios y valores, proyecto de nación, programas de acción y estrategias públicas. Es ilógico que un candidato represente a polos opuestos, como sería un partido que defiende el derecho a la vida y otro que promueve el aborto, lo que genera que cuando es gobierno el ganador se inclina por su procedencia política, mientras que el otro se conforma con las migajas que caen de la mesa.

En estos momentos basta abrir cualquier puerta para encontrarse con alguien que quiere ser candidato, que hasta tiene “apartado” el cargo, interesándose sólo con estar “bien parado” con la dirigencia o con alguien que influya para lograr sus fines. Sólo a últimas fechas se interioriza de los asuntos que tiene la demarcación correspondiente y de saber cuántos electores tiene y por cuál partido han votado, pero la mayoría de las veces es un desconocido para el común de los habitantes, sabiéndose de su existencia hasta que llega a tocar la puerta o aparece en algunos carteles fijados en los postes.

Se ha dicho hasta la saciedad que “pensar el poder es pensar la política, es reflexionar y analizar el Estado como la expresión más acabada de aquellos”, por tanto, el político que no antepone el servicio a los demás se entiende que sólo busca el poder para saciar sus expectativas personales.

Levantar la mano es muy fácil, lo difícil es saber ensuciarse los zapatos, es escuchar muy cerca y a lo lejos lo que el pueblo reclama y dentro de sus competencias buscar la solución, liderazgo social que no se compra en un kiosco o en internet, sino en la brega diaria y es lo que hace falta para que los ciudadanos vuelvan a creer en la política.

Desde hace varias elecciones existe un nivel rastrero de conformismo político-partidista con los resultados, al grado que consideran un triunfo si el 50 o 52% de los empadronados acuden a las casillas, lo cual debería de ser motivo de vergüenza para los que viven de esta actividad. Sería tanto como si en un equipo de futbol el centro delantero no anota y quienes lo hacen son defensas o volantes, considerándose complacido con que ganen o empaten, cuando debería darle amargura no hacer su trabajo, ya que fue contratado para hacer goles y no para andar corriendo sin ton ni son.

La colectividad no quiere un superhéroe como gobernantes o representantes populares sino que entiendan sus anhelos, inquietudes y dificultades y le ayuden a resolverlos, que viva la misma intensidad del hombre o mujer de a pie que aspira únicamente a un mejor nivel de vida, lo que ojalá lo entiendan y apliquen partidos y aspirantes, respuesta que se tendrá el 5 de junio de 2016, en que puede ser fecha diferente en materia electoral.

VAN EN CONTRA

Mientras el presidente Enrique Peña Nieto comprometía al país de participar en la campaña mundial contra el calentamiento global, que incluye la reforestación de amplias zonas, en Aguascalientes sigue latente la pérdida de 2,000 mezquites que se encuentran en el parque recreativo La Pona. Defensores del medio ambiente se oponen a que esto suceda, sin embargo sus clamores se los lleva el viento, al concretarse las autoridades en señalar que la única manera de evitarlo es comprar el predio, recurso que ningún nivel de gobierno quiere asumir. En París fue ampliamente reconocida la posición de México por buscar la mayor oxigenación del planeta, pero mientras siga la destrucción que lo hace posible seguiremos siendo candil de la calle.