El presidente de la Unión Ganadera Regional Hidrocálida, José de Jesús Guzmán de Alba, lamentó que hasta este momento no haya sanciones de las autoridades para los responsables por el envenenamiento de reses con pollinaza contaminada.

Cuestionó que las autoridades de la Sagarpa anunciaron la implementación de una norma oficial para el tratamiento de la pollinaza, y la obligatoriedad del etiquetado que advierte que este material puede usarse como abono, o cualquier otro uso, pero bajo su propio riesgo.

“La Secretaría se saca una norma de la manga, donde para la movilización de pollinaza, tienes que darle tratamiento térmico, y una serie de cuestiones sanitarias, y nos dicen te permito que la uses exclusivamente como abono agrícola y ya es tu bronca”, dijo.

Consideró que las autoridades deberían centrar los esfuerzos en identificar a los responsables de la pérdida del patrimonio de cientos de productores ganaderos, o de lo contrario, este tipo de hechos seguirán presentándose.

Criticó que existen muchas regulaciones y normas de prohibición, pero no hay esfuerzos adicionales por parte de las instancias de Gobierno para que los productores puedan cumplir con lo establecido.

En ese sentido, manifestó que el asunto del uso del clembuterol también se sigue presentando porque no se ha realizado un esfuerzo interinstitucional por castigar a los responsables, especialmente quienes comercializan ese producto a los ganaderos.

Afirmó que se tiene conocimiento de demandas que tienen más de cinco años sin que se presenten avances sobre la sanción para presuntos responsables por uso de clembuterol, ya que estas denuncias terminan olvidadas en los juzgados.