Símbolo de fe

La pequeña Andrea Estefanya Márquez Barrón ya forma parte de la comunidad católica, pues recibió el sacramento del bautismo en el hermoso templo del Inmaculado Corazón de María.
Sus padres, Francisco Javier Márquez y Griselda Barrón, llevaron a la niña hacia la pila bautismal, donde sus padrinos Víctor Hugo Márquez y Alejandra Barrón, la sostuvieron para que el sacerdote vertiera sobre ella las aguas bautismales.
Como símbolo de pertenencia al Creador, la bebita fue ungida también con el santo crisma y el óleo de los catecúmenos en su pecho y en su frente, con la promesa de Dios de derramar sobre ella todos sus dones y virtudes, lo que la convirtió en digna hija suya. Por este sacramento, el nombre de Andrea Estefanya ha quedado grabado con letras de oro en el libro de David.
Una vez concluido el sagrado ritual, la Terraza Callisia prestó su jardín para la celebración en honor a la chiquita, donde todos sus seres queridos se reunieron para felicitarla y ofrecerle toda clase de muestras de cariño y afecto.

Compartir
Artículo anteriorAbrazan a Jesús
Artículo siguienteFestejo de amor