Al momento de recibir las aguas bautismales, el pequeño Santiago Bañuelos Avendaño fue reconocido como legítimo hijo del Padre Divino y su nombre será coreado por los ángeles del cielo.
El templo de Nuestra Señora del Rosario, La Merced, dio la bienvenida al niño, a sus padres, Luis Jorge Eutimio Bañuelos Frías y Sauri Lizeth Avendaño Chavira, y a sus padrinos de bautizo, Carlos Humberto Avendaño Chavira y Ana Cecilia Valdivia Martínez.
Todos ellos fueron invitados por el representante de la Iglesia Católica a encaminar por el sendero de la fe al bebé que ha sido bañado por el primero de los sacramentos y a ayudar a acrecentar los valores que por medio de Dios han sido depositados en su alma.
De igual manera, sobre el pequeño fueron ungidos el aceite crismal y el óleo de los catecúmenos, y por supuesto con la bendición de Cristo a través de las manos del sacerdote.
Familiares y amigos acompañaron a la familia del recién bautizado, para manifestarle sus más sinceras felicitaciones al niño y convivir con él también en la recepción ofrecida en el Jardín Eli, al que acudieron todos y cada uno de los invitados a participar de este importante evento.