Símbolo de fe

La Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús fue el recinto en el que Lluvia Sofía Rivas Roche recibió el sacramento del bautismo, para ser reconocida dentro de la comunidad católica como hija legítima de Dios.
Sus padres, Matías Humberto Rivas Muñoz y Viridiana Roche López, en compañía de los hoy padrinos de la pequeña, Carlos Rubén Santoyo Hernández y Patricia López Ruiz, se acercaron a la pila bautismal para que el siervo de Cristo derramara sobre la niña las aguas del Río Jordán por gracia de la Santísima Trinidad.
Momentos antes, con los aceites benditos signados en su frente y en su pecho, Lluvia Sofía fue consagrada por toda la eternidad al Padre Celestial para permanecer llena de su infinita bendición.
Para reunir a la familia en un inolvidable momento, se preparó para la importante ocasión una sana convivencia en el salón Cynthia Paola, a la que asistieron allegados a la pequeña, para manifestarle sus buenos deseos y felicitaciones.

Compartir
Artículo anteriorMomento divino
Artículo siguienteIluminan su sendero