Ayer, a temprana hora de la mañana le robaron su auto Jetta a un ciudadano. Enésimo robo de vehículo que tuvo lugar en la zona poniente de la ciudad.
El ofendido se encontraba a poca distancia de unos campos de futbol en inmediaciones de Jardines del Lago. Lo dejó debidamente cerrado, confiando en que así estaría a salvo de los ladrones. Sin embargo, sabido es que hoy en día los robacoches hacen gala de habilidad y pueden abrir cuanto vehículo se les antoje.
Sin que nadie lo notara y mucho menos  el ofendido, el delincuente abrió el auto, lo puso en marcha y se alejó del lugar.
Cuando el afectado terminó su compromiso regresó a donde había dejado la unidad y se encontró con la nada grata sorpresa de que le robaron su Jetta. Desesperado empezó a buscar en zonas aledañas y simultáneamente llamó al servicio de emergencia. La búsqueda resultó en vano.
Ya sin más alternativa, el ofendido acudió a interponer la formal denuncia en contra de quien resulte responsable. En la agencia ministerial iniciaron la averiguación de otro vehículo robado.
Existe la posibilidad de que el Jetta aparezca abandonado en vía pública. Así suele suceder con infinidad de unidades que se llevan. Valga reiterar que en múltiples casos sólo los roban para desvalijarlos.
Total que este ilícito sigue teniendo en jaque a los ciudadanos y todos los cuerpos policiales.