ATUSA pone sobre la mesa de negociación un incremento a ocho pesos por la tarifa del pasaje, pero Gobierno se muestra resistente ante cualquier aumento en el servicio. La concesionaria del transporte urbano asegura ‘no estar en paro por capricho’, sino porque dice ya no contar con recursos ni para reparar las unidades, ni para abastecerlas de combustible. El Líder de ATUSA, Alejandro Arriaga, informó que el gobierno pretende endosar el problema a la siguiente administración; la concesionaria se declara en ‘quiebra técnica’, lo que provocará que el 50% de las unidades dejen de prestar el servicio por tiempo indefinido. Este martes, unidades externas ajenas a ATUSA apoyan en la cobertura de diversas rutas, por gestiones del gobierno estatal. (Información extendida en la edición de 16 de noviembre)