Siempre en mi mente

Para morir nací: Juan Gabriel

CDMX.- “Si para morir nací”. Con esta frase, Juan Gabriel parafraseó la letra de la canción “La Chancla” cuando se le preguntó si había pensado en su muerte.
Alberto Aguilera Valadez, como era su nombre real, fallecido ayer a los 66 años de un infarto, en Santa Mónica, California, se puso reflexivo y compartió su sentir hace un año, en una entrevista inédita a Grupo Reforma vía correo electrónico.
“Es bueno pensar (en la muerte), porque pensar sigue siendo el mejor de los deportes. Todos pensamos en la vida, pensamos en vivir. La muerte es sólo una palabra religiosa, la correcta es: transformación”, escribió Juan Gabriel.
“El Divo de Juárez” respondía a una petición sobre su opinión de la muerte de Joan Sebastian, y en ésta, cuando hablaba de la transformación, puso como ejemplo a su México tan querido.
“México se ha transformado y así seguirá. México es eterno, tan eterno como el amor, el mar, como China, sus etnias, el campo, la lluvia, la primavera y demás estaciones. Como la llegada de la Monarca, como el aire, el Everest, el Sol”.
Muy de acuerdo con su manera de expresarse, citó a famosos compositores mexicanos.
“Dijo Tomás Méndez: ‘si está durmiendo (la muerte) en mi vida, muy natural si despierta’. José Alfredo, dijo: ‘Pa’ mí la vida es un sueño y la muerte, el despertar’.
“Otros… ‘¿Qué me voy a morir? ¡Y qué! No me voy a quedar pa’ semilla'”, agregó.
También recordó una frase de María Félix: “Cuando yo muera, todo morirá”.
La muerte del nacido en Parácuaro, Michoacán en 1950, el compositor más prolífico del México contemporáneo, daba pocas entrevistas en los últimos años, pero al parecer, el fallecimiento de Joan Sebastian lo motivó a profundizar y compartir su visión sobre la muerte.
“Creo que hay muertos que viven todavía y hay vivos que a la vez muertos están; pero no son los que van a verme cantar, esos sí que no, que no, que no….”, expresó con su típico humor.
El cantautor aseguró también que él ya había pasado a la historia musical de México y el día que se fuera de este mundo físicamente seguiría viviendo “transformado” en su música.
“Yo ya pasé a la historia. Hace mucho que lo hice con todo lo que les he dado, con mi música, con el Juan Gabriel que les regalé a todos”.
Mencionó cómo le gustaría ser recordado por quienes aman su música, haciendo un paralelismo con los grandes del cine y de la música de México.
“Mira las películas bonitas donde están Cantinflas, Pedro Infante y Armendáriz. Cuando ves a Joaquín Pardavé, Fernando Soler, Domingo y Andrés, cuando ves al mariachi y lo sientes, cuando escuchas y ves a Lola, Lucha Villa, a Amalia, a Flor Silvestre, cuando ves las fotos de la gente que has amado, cuando recuerdas los momentos.
“Sin embargo, hay gente que estando vivos mueren para ti. En cambio, si tus abuelos ya se fueron los encuentras en tu mente y a tus bisabuelos y tatarabuelos, por lógica, y así, das con todos cuando te ves al espejo.
“Un perro que has amado, sigue aquí. Una aventura pasajera, pero que vale la pena recordar, sigue vigente, pero alguien que te traicionó o se traicionó a sí mismo mintiendo, ¿ése ya dónde está? En ningún lado”.
Su repentino fallecimiento confirma sus reflexiones: Juan Gabriel estuvo presente ayer para millones de personas en el mundo que recordaron sus canciones y comentaron del impacto que su obra tuvo en su vida… y que crecerá con su muerte. (Raúl Urdiales/Agencia Reforma)

ASÍ LO DIJO

“Yo ya pasé a la historia. Hace mucho que lo hice con todo lo que les he dado, con mi música, con el Juan Gabriel que les regalé a todos”.