Pedro de la Serna López, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, señaló que este ejercicio suele generar ahorros significativos para las empresas, especialmente en aquellas que le han apostado a una cultura del ahorro y han visto reflejado su esfuerzo en menores cobros en los recibos de energía eléctrica.
Detalló que uno de los ahorros más significativos viene en el sentido de que se utilizan menos las luces, lo cual en un periodo de seis meses se ve reflejado en las finanzas de las compañías; agregó que además del cambio de horario, es importante que las empresas realicen esfuerzos por adoptar el uso de energías alternativas, pues con ello se podrían aprovechar recursos como la radiación solar, al tiempo que se generan ahorros en el consumo de electricidad.
De la Serna López advirtió que las empresas deben ser participativas en la cultura del ahorro, pues lamentablemente hay algunas que a pesar del cambio de horario siguen utilizado la luz artificial cuando todavía hay luz natural, lo cual es un desperdicio de recursos energéticos y monetarios.
Por lo anterior, sostuvo que el cambio de horario debe continuar, pues sí ha dado resultados satisfactorios, lo cual queda de manifiesto en la baja en los recibos de gas y luz que pagan las empresas; añadió que si bien esta política provoca algunas molestias entre la sociedad, en el sector industrial sí hay ahorros, aunque en ocasiones no resultan muy perceptibles para las pequeñas y medianas empresas.
Finalmente, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial aseveró que el cambio de horario sí ha funcionado, muestra de ello son los importantes ahorros que se han generado a nivel nacional, ya que de acuerdo con el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE), el año pasado hubo un ahorro de 1,046.47 gigawatts en todo el país.