Cecilia de Santos Velasco

Los contribuyentes sí pueden anular las multas del SAT, hay una figura jurídica desconocida denominada como “Acuerdos Conclusivos” y que es el único medio de defensa vigente que puede detener una auditoría y favorecerse con la condonación del 100% de las sanciones económicas impuestas por el fisco, reveló el delegado de la Prodecon, José Antonio Guerra Caparrós.
Aseveró que las personas físicas y morales no aprovechan actualmente esta figura de avanzada en el derecho mexicano. El acuerdo conclusivo es un medio alternativo de solución de controversias, evitando que las diferencias entre el fisco y el contribuyente lleguen a un juicio, se anticipa a la controversia jurisdiccional y se evita un proceso judicial que puede durar años y que a veces no resuelven los problemas de fondo.
El acuerdo conclusivo puede ser solicitado por el contribuyente que está siendo sometido a las facultades de comprobación de la autoridad fiscal, referentes al artículo 42 fracción segunda, tercera y novena del Código Fiscal de la Federación, relacionadas con la visita domiciliaria, la revisión de gabinete y las revisiones electrónicas.
El funcionario precisó que el contribuyente durante las facultades de comprobación obtiene las observaciones de la autoridad, y si éste no está de acuerdo, entonces antes de que se emitan los créditos fiscales, es decir, antes de que lo liquiden, puede levantar la mano y acudir a la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente para solicitar un acuerdo conclusivo.
El acuerdo conclusivo permite que el contribuyente pueda pactar con la autoridad fiscal, donde el papel de la Prodecon sería el intermediario entre el contribuyente y la autoridad fiscal.
Apuntó que la autoridad fiscal tiene el derecho de no aceptar el acuerdo conclusivo y opta por terminar la controversia y lo hace violando los derechos del contribuyente, entonces se puede cerrar ese acuerdo conclusivo evidenciando la violación de derechos de la autoridad.
El objetivo central de esta figura jurídica es que las partes involucradas dialoguen, medien y pacten, cuyo acuerdo se concreta por la voluntad de las partes.
José Antonio Guerra Caparrón detalló que cuando un contribuyente acude a la Prodecon a solicitar el acuerdo conclusivo, esta delegación dispone de dos horas para notificar a la autoridad que la persona física o moral se ha refugiado en esta figura jurídica, momento en que se suspende toda revisión por parte de la autoridad.
Es la única figura que puede suspender una auditoría del Servicio de Administración Tributaria, del IMSS o del Infonavit, enfatizó.
El acuerdo conclusivo da un respiro al procedimiento de auditoría para identificar plenamente lo que se observa al particular, y en ese sentido la Prodecon facilita una transparencia entre la interacción de la autoridad y el contribuyente.
Explicó que en el acuerdo conclusivo, el contribuyente plantea los aspectos que considera que la autoridad no está considerando adecuadamente, y ante ello las instituciones tendrán un plazo de 20 días hábiles para responder sobre esta figura que propone el particular.
Esta figura jurídica facilita las mesas de trabajo entre las partes, donde la Prodecon funge como intermediario entre los contribuyentes y la autoridad fiscal, no del auditor, apuntó.
Otro beneficio que recibe el contribuyente al acudir a este acuerdo es la condonación del 100% de las multas al suscribirse por primera vez a esta figura, concluyó.