Los candidatos del Partido de la Revolución Democrática (PRD) retaron a sus respectivos contendientes, a asumir “un compromiso firmado” en el que quien gane, deberá renunciar antes de un año, si no da los resultados y no cumple sus promesas de campaña.

Quienes no cumplan, que se separen del cargo, afirmaron tras decir que la ciudadanía está harta de promesas y de propuestas bonitas, pero cuando llegan a la silla, se les olvidan sus compromisos y no hay poder humano que los mueva, afirmaron Iván Alejandro Sánchez y Alejandro Zúñiga, candidatos a la gubernatura y a la presidencia municipal de Aguascalientes respectivamente.

Durante una conferencia de prensa efectuada ayer en las propias oficinas de dicho partido político, Iván Alejandro Sánchez, candidato a la gubernatura, afirmó que “mi cargo estará a consideración de la ciudadanía desde el primer momento”, acotó, y sostuvo el reto: “a mis rivales les pido que se comprometan para que desde el primer año sometan a consideración de la población su continuidad en la responsabilidad conferida”.

Hizo patente su determinación para que este ejercicio sea una realidad de una vez por todas, por ello, todos los cuadros de este partido político que buscarán este año un cargo de elección popular, desde el primer año en el ejercicio, se someterán, con o sin reglas, a una consulta popular para ver si la población está o no de acuerdo con la continuidad del cargo.

“El político promete, promete y promete… pero cuando llega, se le olvida lo que tanto machacó en campaña, por eso, propondremos que mediante la revocación del mandato se cumplan los compromisos de campaña, hay que volver al principio original de que el representante debe ser contratado y despedido por los ciudadanos”, afirmó luego de precisar que el reto al que está invitando a sus contendientes, es compromiso público, de cara a los electores, puesto que el concepto de revocación de mandato, aún no es posible en Aguascalientes.

De igual manera, Alejandro Zúñiga, abanderado a la alcaldía, comprometió desde ahora su permanencia en caso de obtener el triunfo el próximo cinco de junio.

Exhortó a sus contrincantes para que hagan campaña de altura, no con sospechas infundadas, aprovechar el millonario presupuesto no para provocar, no para señalar ni para practicar los vicios de siempre.

Para finalizar, ambos candidatos dejaron en claro que la campaña del PRD, será como siempre, una campaña de trabajo, de tierra y de contacto, cara a cara con la gente; “nada de egos ni discursos vacíos”.

Por su parte, el presidente estatal del PRD, Emanuell Sánchez Nájera, afirmó que los candidatos de su partido se mantendrán al margen de ataques personales y descalificaciones, que se centrarán en las propuestas a la ciudadanía y a escuchar a los electores para tener una retroalimentación que permita calibrar muy bien los planes de trabajo.

“No buscaremos descalificaciones, no nos ocupamos en amenazar con cortar cola, invitaremos a los demás candidatos para que mediante foros y propuestas se pueda garantizar que todo aquello que se prometerá, será viable su cumplimiento”, remató el líder partidista de esta fuerza política.