CIUDAD DE MÉXICO.- Manuel Mijares considera que sí merecía que le abrieran las puertas del Palacio de Bellas Artes para grabar su disco sinfónico, pues se siente parte de la cultura musical del país.
Además, añadió el cantante en entrevista telefónica, cumplió una larga serie de requisitos que le plantearon las autoridades del recinto cultural, por lo cual no ve motivo para la polémica que surgió por haber grabado ahí su nueva producción.
“Como artista, te vas calificando un poco por lo que vas sintiendo que te va dejando la gente, 30 años no es fácil, si no tienes el público, con las canciones necesarias, si no destacaste en algunos momentos en tu carrera, no sé (si merezcas Bellas Artes), pero en mi caso, siento que sí lo merecía.
“Y aparte, si no lo hubiera merecido, dentro de todos los estatutos y reglas que nos pedían, simplemente no me lo hubieran dado, pero para ellos cumplí con lo necesario”, expresó el intérprete.
Aunque ya suena “Bella”, el primer sencillo, será el 2 de diciembre cuando salga a la luz el álbum Mijares. Sinfónico desde el Palacio de Bellas Artes, grabado el 7 de septiembre con la Sinfónica de la benemérita Universidad Autónoma de Puebla.
Según fuentes de la Secretaría de Cultura, para poder usar el recinto, la casa discográfica Warner Music pagó 407 mil pesos, más un donativo de 108 mil pesos, algo que fue criticado por un sector de la sociedad.
“Quizá lo que se escribió no fue sobre el show, porque mucha gente no lo vio, sino ‘¿qué hace Mijares en Bellas Artes?’. Creo que nosotros los cantantes formamos parte de la cultura musical, en este caso de México”, subrayó el hombre que ha vendido más de 20 millones de copias de sus 27 discos de estudio.
Mijares, serio y sin rehuir al tema, añadió que para él lo más importante era cumplir con los requisitos y grabar con todo el respeto hacia el lugar.
“Mientras cumplas con lo que te piden ahí, creo que sí se debe abrir (a la comunidad), es mi forma de pensar, habrá otras opiniones, pero yo creo que sí.
“Las críticas no me afectaron, porque llevo 30 años en esto, siempre hay cosas que a la gente le gustan y cosas que no. Tú no puedes parar, debes seguir adelante, y más aún si tu interés es agradarle y agradecerle al público. No hubo ninguna mala intención”, reiteró.
Dijo que fue a principios de año cuando él y su equipo pensaron cómo celebrar sus tres décadas de carrera profesional y, como ya había hecho conciertos acústicos o en el Auditorio Nacional, quiso hacerlo de manera diferente, con una sinfónica.
“Lo ha hecho mucha gente, desde El TRI, pero la diferencia la pone cada quien con sus canciones y su estilo. Nos pareció buena idea hacerlo. Hicimos varias pruebas en varias ciudades, y ya para grabar el disco pensamos en un teatro en la ciudad de México. Después de muchas pláticas con las autoridades, logramos hacerlo en Bellas Artes, todo se acomodó”. (Omar Cabrera/Agencia Reforma)