Por: José Carlos Romo Romo

Estimado lector, exactamente un día como hoy, pero del año 2010, comencé mi segunda etapa como colaborador de “El Heraldo de Aguascalientes”, por lo que me encuentro celebrando el sexto aniversario de esta columna titulada “Perspectiva Ciudadana”. A seis años de distancia y con más de 300 escritos publicados en este lapso de tiempo, me siento sumamente satisfecho con el esfuerzo intelectual y retórico que implica el privilegio y, a la vez, disciplina de escribir para Usted, semana a semana, con el único anhelo de que me lea y analice los planteamientos hechos en este espacio editorial.

En aquella primera columna, le presenté algunas reflexiones acerca del proceso electoral que acababa de celebrarse en Aguascalientes y, a partir de ahí, empecé a abordar diversas temáticas que incluyeron cuestiones jurídicas, políticas, sociales, económicas y hasta culturales. Tener esta maravillosa oportunidad de expresar mis modestas opiniones ha significado mucho para mí, desde la exigencia de mantenerme todos los días informado sobre asuntos locales, nacionales e internacionales, hasta la enorme alegría que provoca en mí el hecho de que alguien comente y discuta las ideas que plasmo en uno de mis manuscritos.

He de confesar que cada sábado me despierto con la necesidad de evaluar mi propio trabajo editorial, buscando determinar si mi artículo es de calidad y, con ello, lograr el objetivo para el que todos los columnistas escribimos, que es generar “opinión pública”, pero no me refiero a nuestra propia opinión, sino a la de Usted, amable lector, que es la única que cuenta y vale. Nuestra principal tarea, como colaboradores de un medio impreso de comunicación, será siempre la misma, plantear temas y problemáticas de interés general para que quienes nos hacen el favor de leer, cuenten con los elementos suficientes para formar su propio juicio de las cosas.

Con tristeza debo manifestarle que, con la columna de hoy, me despido de este espacio de expresión, pero es un adiós temporal, es decir, un “hasta pronto”. He tomado esta decisión toda vez que deseo avocarme, con mayor tiempo y energía, a una serie de proyectos profesionales y académicos que tengo en puerta. Es momento, pues, de hacer una pausa en mi actividad editorial, convencido de que en un futuro próximo, podré emprender una tercera etapa como editorialista de este prestigioso diario. Hoy cierro un ciclo con el deseo de abrir uno nuevo más adelante.

El célebre Don Quijote de la Mancha decía que “de gente bien nacida es agradecer los beneficios que reciben, y uno de los pecados que más a Dios ofende es la ingratitud”, por lo que deseo expresar, de forma muy sincera, la enorme gratitud que tengo con mi casa editorial, “El Heraldo de Aguascalientes”, y su Director Corporativo, el Lic. J. Asunción Gutiérrez Padilla, por la extraordinaria oportunidad que me han brindado para hacer llegar mis ideas a sus manos y a sus ojos, en la edición impresa y digital de cada sábado. Siempre he gozado de toda la confianza y el respaldo necesario para expresarme con plena libertad a través de las líneas que escribo semana a semana.

También debo agradecerles, en demasía, a todas aquellas personas que, de alguna manera, me han auxiliado en la elaboración de mis columnas, ya sea con la aportación de temas a considerar, de información a emplear o de propuestas para mejorar la calidad de mis escritos. A mi familia y mis amigos, les aprecio mucho su consejo bien orientado y su aliento permanente para seguir adelante en esta aventura de la pluma y el papel (aunque, hoy en día, sólo empleemos medios electrónicos para tales fines). Sin la ayuda de todos ellos, difícilmente estaría hoy festejando el sexto aniversario de esta columna.

Pero el agradecimiento más importante es para Usted, amigo lector, porque sin su lectura asidua y sus comentarios, la razón de ser de “Perspectiva Ciudadana” se hubiese agotado de forma muy temprana. Su análisis y crítica siempre me retroalimentaron y, a su vez, me obligaron a superarme en mi labor editorial. Muchas gracias a todos aquellos que tuvieron la amabilidad de escribirme un correo electrónico con sus reflexiones, así como a quienes hicieron alguna acotación cuando compartía mis artículos en mi perfil de Facebook. Mi gusto por escribir y el esfuerzo que ello conlleva siempre se vio recompensado con el favor de su lectura. En verdad, mil gracias. No es un propiamente una despedida, sólo es un “hasta pronto”, espero seguir contando con su acompañamiento en futuros proyectos editoriales. Reciba un afectuoso saludo de mi parte.

Correo electrónico: carlosromo38@hotmail.com

Twitter: @josecarlos_romo