Saúl Alejandro Flores

Amables lectores, retomo ahora el tema de los servicios de agua, conforme lo maneja la iniciativa de Ley General de Aguas, después de un descanso que les di de tres semanas, aclarando que aún falta por ahondar en el rubro de la regulación que definitivamente considero le falta contundencia para que las entidades federativas cuenten con un referente en los ámbitos de su competencia.

Ahora bien, por supuesto el rubro de servicios lo distingue en agua potable, drenaje y alcantarillado y tratamiento y disposición de aguas residuales, no debe pasarse por alto que estos tres apartados quedan marcados por la visión del derecho humano al agua, principalmente el agua potable, sin embargo, la tercera sección referente a las aguas residuales queda a deber, es breve y no establece un punto por el que debe detonarse su aprovechamiento, más aún cuando nos refiere el título a la disposición, que remite a normas pero no termina de dar una visión, que puede vincularse con el propio artículo 4 de la Constitución Política de los Estado Unidos Mexicanos, ya que posterior al párrafo del derecho humano se establece el derecho a un ambiente sano. Bueno amables lectores, los invito a dar lectura a los párrafos que he transcrito para su conocimiento directo, al final haré las menciones y observaciones correspondientes.

“Sección primera. Agua potable”. “Artículo 46. En materia de prestación del servicio de agua potable, la autoridad competente y la normatividad aplicable deben considerar sus diversos elementos y procesos, como la extracción, captación, conducción, potabilización, distribución, suministro, medición y determinación, facturación y cobro de tarifas”.

“Artículo 47. Para asegurar el suministro de agua potable, la autoridad competente debe desarrollar infraestructura hidráulica accesible, segura y eficiente y de forma excepcional –sólo a falta de esta-, facilitar su transportación, distribución y abastecimiento regular por distintos medios alternativos, sin perjuicio de su calidad”.

“De igual modo, se debe abastecer el volumen de agua que garantice ese derecho humano, asegurar su suministro en casos de emergencia o desastre y restringir o suspender la prestación del servicio únicamente en los supuestos que establezca la normatividad aplicable, así como llevar a cabo el mantenimiento y reparación de la infraestructura hidráulica en tiempo razonable, para reestablecerlo de manera inmediata”.

“Artículo 48. El prestador del servicio público de agua potable está obligado a observar la normatividad y disposiciones de carácter general con base en las características para su prestación”.

“Sección segunda. Drenaje y alcantarillado” “Artículo 49. La prestación de los servicios públicos de drenaje y alcantarillado debe llevarse a cabo observando las condiciones geográficas y geológicas locales y regionales, el estado y desarrollo de la infraestructura hidráulica y las disposiciones en materia de descarga de aguas residuales”.

“Artículo 50. Con el fin de prevenir, evitar y controlar riesgos a la salud humana, la prestación de los servicios de drenaje y alcantarillado debe asegurar que las aguas provenientes de las descargas de aguas. Sólo en el supuesto de que no exista esa infraestructura se debe proveer la recolección y desalojo mediante sistemas alternativos”.

“Asimismo, se debe informar a la población acerca de los peligros y daños que ocasiona descargar en las redes de servicios determinados materiales tales como residuos sólidos y sustancias químicas”.

“Artículo 51. Para el caso de las aguas pluviales, la autoridad competente debe promover que en los desarrollos habitacionales, comerciales e industriales, se consideren obras hidráulicas de drenaje pluvial sustentable”.

“Para efecto de lo anterior, se considera drenaje pluvial sustentable a las obras hidráulicas realizadas para que una zona urbana preserve las condiciones que existían del escurrimiento natural directo superficial”.

“Sección tercera. Tratamiento y disposición de aguas residuales”. “Artículo 52. El servicio público de tratamiento y disposición debe cumplir con la normatividad aplicable a las descargas de aguas residuales y la de control y reducción de la contaminación de cuerpos receptores”.

“Para salvaguardar la sustentabilidad de los recursos hídricos y proteger la salud humana y el medio ambiente, la recolección, el tratamiento, la disposición y la reutilización de las aguas residuales debe llevarse a cabo de forma segura, además de remover y neutralizar los agentes patógenos, así como reducir la concentración de contaminantes, de conformidad con la normatividad aplicable”.

Como podrán ver en los artículos 47, 48 y 49 al abordarse el tema del agua potable nos encontramos con ese matiz del derecho humano al agua, que regirá o marcará la visión del cómo debe prestarse o brindarse el servicio en cada uno de los apartados, que va desde garantizar el abasto sea cual sea la forma, con infraestructura, accesible, segura y eficiente, en el artículo 48 sobresale que la restricción al servicio o afectación debe ser acorde con lo que determine la normatividad aplicable, en este caso amable lector, si la Ley del Agua prohíbe en los estados los cortes, entonces, estaríamos acordes a lo dispuesto en el 48 de esta iniciativa, por lo tanto podrán ver que sólo nos faltaría contar con una Ley local que refuerce estos aspectos y brinde una mejor solidez a todo el andamiaje jurídico, administrativo e institucional de la gestión del agua en cada Estado, no debe perderse esto de vista, porque esas precisamente serían acciones tendientes a que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios:saalflo@yahoo.com twitter: @saul_saalflo