Serán fieles en su promesa de mutuo amor

Permanecer juntos hasta que la muerte los separe juraron Gustavo García Flores y Elisa Marisela Aguilera Alba.
Con la distinguida presencia de sus papás y padrinos de velación, arras, anillos y lazo, la pareja expresó con gran sentimiento sus votos sagrados, con los cuales su amor mutuo quedó consagrado a Dios como una nueva familia católica.
El siervo de la Iglesia se congratuló por la hermosa unión entre los jóvenes, a quienes invitó a fortalecer día con día su hogar, bendiciendo a Dios dentro de él.
Su vínculo quedó enaltecido una vez que el sacerdote los declaró marido y mujer, bajo la sentencia “lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”.
En ese momento, sus allegados dedicaron para ellos calidos aplausos como muestra de alegría por este importante acontecimiento.
Familiares y amigos de Gustavo y Elisa Marisela compartieron con ellos inolvidables momentos en su festejo, que se llevó a cabo en un hermoso lugar ornamentado y preparado especialmente para el evento.
Los recién casados, agradecieron las numerosas muestras de cariño y afecto que sus seres queridos manifestaron sinceramente en su honor.

El detalle
El recinto elegido por los hoy esposos para recibir el sagrado sacramento matrimonial fue la parroquia que venera al Señor del Encino a quien, luego de la ceremonia, Gustavo y Elisa encomendaron su matrimonio con la certeza de recibir en él numerosas bendiciones a lo largo de los años.