¿Será que estoy viejo?

TORONTO.- En lo que asimila que dos cineastas que lo admiran hayan hecho un documental sobre su vida cinematográfica, Brian De Palma se sincera y afirma que no entiende cómo filman ahora nuevas generaciones de directores y por qué atraviesa una suerte de semirretiro.
Noah Baumbach y Jake Paltrow se dieron a la tarea de hacer De Palma, un documental acerca del creador de filmes como <Carrie>, <Caracortada> y <Los Intocables>, lo cual significó para éste un laberinto emocional.
“A Noah lo conocí hace unos 20 años y me pareció brillante, ingenioso, impetuoso. A Jake lo conocí por su familia (es hermano de Gwyneth Paltrow). Cuando hablamos de este trabajo, me pregunté: ‘¿Es en serio?, ¿será que estoy viejo?’.
“Y ya no se diga mis disyuntivas con el cine de hoy, en el que no tengo mucha idea de la dirección a la que me lleva porque hay tanta tecnología que no se puede obviar que nos aventaja ocasionalmente. Yo soy chapado a la antigua: filmo con cámaras tradicionales, equipo pequeño, mucha vida y sentimiento”, relata el director neoyorquino de 75 años.
De Palma, presentado en la pasada edición del Festival de Cine de Toronto dentro del Hot Docs, recopila una serie de reflexiones, anécdotas y análisis del desarrollo cinematográfico del realizador de la primera entrega de la saga Misión Imposible.
“¿Por qué un documental? No lo sé. Aún no lo tengo claro, debo digerirlo ya con tiempo transcurrido. Mi apellido es familiar para mucha gente, y lo que más me gusta es que los jovencitos vengan a hablarme de mi cine con una visión tan fresca que no tiene nada qué ver con lo que fue mi idea de concepción.
“Esas conversaciones con jóvenes me encantan, porque me recuerdan que yo pude hacer algo con mis historias, las hice cine, las dejé para que otros las vieran, y ahí se quedarán, como testimonio de mis locuras”, expresa complacido De Palma. (Juan Carlos García/Agencia Reforma)

Compartir
Artículo anteriorSonrisas coquetas
Artículo siguienteEs imagen de México