Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 20-May .-  El año 2016 se perfila para batir el récord de 2015 como el año con las temperaturas más altas desde que se tiene registro, advirtió Carlos Gay, coordinador del Programa de Investigación en Cambio Climático (PINCC) de la UNAM.
De acuerdo con el investigador, los primeros cuatro meses de este año han batido récord como los más calientes; así como Io fueron octubre, noviembre y diciembre pasados, en comparación con los mismos meses de años anteriores.
“Es decir, llevamos siete consecutivos que han roto sus respectivas marcas”, afirmó a través de un comunicado.
A su vez, añadió, este abril fue el mes más caliente de los que se tiene registro desde 1880, con un aumento de 1.1 grados centígrados con respecto al promedio calculado entre 1951 y 1980.
A ello se suman, puntualizó, datos de la NASA que demuestran que el planeta encadena ya 369 meses consecutivos más calientes que el promedio de 1951-1980.
“No hay duda del calentamiento global; el clima está cambiando”, sentenció.
El científico de la Universidad alertó que el calentamiento global puede significar más ondas de calor o pérdida de cosechas, y en los sitios más afectados se dificultará  la administración del agua y de los alimentos, además de que se podrían registrar daños a la salud.
También añadió que hay islas que están en riesgo de desaparecer por el aumento en el nivel del mar debido a las altas temperaturas.
En el caso de México, que está ubicado en la franja entre trópicos, la va a ir mal prácticamente todo el tiempo con el calentamiento global, detalló.
“Vivir con dos grados promedio más, significa una barbaridad. Nuestro País, por ejemplo, es responsable de entre 1.4 y 1.5 de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y se verá muy afectado”, explicó.
El investigador señaló que los países en vías de desarrollo, entre ellos México, son los que padecerán más los efectos del calentamiento global, debido a que se agravarán las desigualdades económicas.
“Entre más pobre eres, más te va a afectar. Por ello es necesario reducir los niveles de pobreza extrema, realizar planes de desarrollo e invertir”, dijo.
Urgió a que el País tome más medidas y desarrolle un plan a largo plazo, a través de políticas públicas y la inversión y desarrollo de tecnologías limpias propias, para revertir los efectos negativos del calentamiento global.
De lo contrario, alertó, el Fondo de Desastres Naturales será rebasado.
“(México) debería investigar e invertir en tecnologías limpias, climáticamente amigables, y no esperar a que las inventen los vecinos del norte, los japoneses o los chinos, para importarlas; pero también debería invertir en medidas de adaptación al cambio climático, y no sólo depender de los recursos de fuentes internacionales”, concluyó.