Heriberto Alcalá Guerrero

Ejemplar sentencia condenatoria para libidinoso sujeto que ultrajó a dos niñas de cuatro y siete años de edad, sus propias sobrinas. Por atentados al pudor y corrupción de menores, Fernando “N” “N” de 55 años de edad estará preso por 45 años.
Las madres de las menores se presentaran ante el Agente del Ministerio Público para denunciar los hechos cometidos en agravio de sus hijas. Declararon que en el mes de mayo del año 2013, las víctimas les manifestaron que su tío Fernando les había realizado tocamientos. Además de que las obligaba a realizar actos depravados cuando lo visitaban en su casa; dijeron también que la primera vez el inculpado las obligó a observar varias películas de contenido obsceno.
Conforme el tiempo pasaba, las agresiones sexuales fueron incrementando. Fernando las atacaba una y otra vez, ya que las tenía amenazadas, les dijo que les pegaría si decían algo. Así transcurrieron varios meses hasta que las niñas decidieron pedir ayuda a sus madres. Ya al tanto, las señoras se trasladaron a la Fiscalía de Delitos Sexuales donde interpusieron la querella correspondiente en contra del probable responsable.
Después el Agente del Ministerio Público en compañía de los policías ministeriales  investigó el delicado caso y se logró determinar que existían los elementos necesarios para solicitar la orden de aprehensión, el Juzgado de Jesús María la giró.
Fernando fue señalado como probable responsable por los delitos de atentados al pudor y corrupción de menores; la orden fue cumplimentada por agentes ministeriales quienes  lo ubicaron en la calle Laguna Honda de la colonia Escalera en el municipio de Jesús María, lugar que habitaba el sujeto.
Lo ingresaron al CERESO para Varones, donde días después le dictaron el auto de formal prisión iniciando el proceso penal.
Finalmente concluyó el juicio y fue declarado culpable. Por tanto, se le impuso sentencia de 45 años tras las rejas y el pago de $41,450.00 pesos por concepto de multa.