Adriana García Campos | El Heraldo

Hay quienes lo hacen por primera vez, y quienes tienen más de 50 años de devoción a la Virgen de San Juan de los Lagos, la cual sigue vigente; hombres y mujeres de todas las edades se reúnen en caravanas o de forma particular, para llevar a cabo peregrinaciones en esta temporada, conmemorando el día de la Virgen de la Candelaria, a quien se dedica el templo en la mencionada ciudad de Jalisco.
En el caso de quienes integran la Caravana Nacional de la Fe, se reunieron más de 6,000 mil personas que por más de siete días hacen el recorrido a pie, ofreciendo cantos y oración a la Virgen, así como el sacrificio de caminar el largo trecho.
La señora Eva María Muñoz Lozano, es una de las encargadas del campamento, y relata como poco a poco se han ido integrando las nuevas generaciones a esta tradición anual, debido a que los padres les inculcan el cariño y amor por la Virgen, a quien acuden a pedirle favores especiales, o como manda, a pagar por el “milagro” concedido.
A fin de no arriesgarse la caminata comienza a las siete de la mañana y concluye a las cinco o seis de la tarde, que pueden llegar al siguiente punto donde pueden acampar, para descansar, tomar alimentos, y lo necesario para reponerse para continuar con el camino al día siguiente.
“Nos apoyamos entre todos los hermanos, cuando llegamos al campamento unos hacen de comer, pero en el camino también hay gente de buen corazón que nos ayuda, nos dan naranja, jugos, gelatinas, agua, lo que pueden. La devoción de la gente es mucha, hay quienes vienen nada más con la cobijita que traen y aguantan el frío; vienen señores que ya tienen más de 50 años participando en las caravanas, lo mismo que niños”, relató.
A fin de reconocer a quienes se han sumado a este caminar, dijo que quienes acuden por primera vez reciben una corona que portan durante el camino; es en una celebración eucarística que se realiza en un punto antes de llegar al santuario de la Virgen de San Juan, donde se realiza la mencionada coronación.
Por su parte, la señora Carmela Álvarez decidió llevar a cabo el recorrido con sus familiares, pero la tradición de visitar a la Virgen en San Juan es desde que era pequeña, indicó que tiene más de 50 años tratando de hacer este recorrido cada año.
“Tenía como 11 años cuando vine la primera vez a pie, ahora ya me canso más y pues el recorrido se hace más largo, pero trato de no dejarlo; depende mucho de uno inculcar a los jóvenes que también lo hagan; todos de una manera u otra venimos a pagarle cualquier favor que nos ha hecho, como en una ocasión que me iban a operar, vine a pedirle que saliera con bien”, precisó.