Alberto Bortoni
Agencia Reforma

El Seat Ibiza es uno de los hatchbacks ya bien conocidos en el mercado mexicano. Es un modelo que goza de una buena confiabilidad, una motorización aceptable y un diseño que igual agrada a jóvenes y adultos. Aunque ya comienzan a notársele los años, sigue siendo una buena opción.
Estéticamente Seat le ha dado un toque más premium con las combinaciones de colores; en el caso de nuestra unidad de prueba la carrocería era gris mientras que los espejos, los interiores de los rines y algunos detalles en el interior estaban terminados en morado. Una combinación moderna, y que al estar en diferentes partes del vehículo no sólo le dan congruencia, sino que lo hacen ver un poco más premium que lo que el segmento acostumbra.
En la parte mecánica podemos decir que es sensata. Es un motor de 1.6 litros de desplazamiento con 110 caballos de fuerza. Tiene 114 lb-pie de torque y este es quizá el punto débil, pues es necesario revolucionarlo un poco para tener una buena aceleración; pero el motor parece no tener problemas con las revoluciones y lo hace con gusto. La transmisión de cinco relaciones podría mejorarse, pero para el manejo citadino es suficiente.
Según Seat el Ibiza acelera de 0 a 100 km/h en sólo 9.8 segundos y tiene una velocidad máxima de 196 km/h; es más que suficiente para quien busca un auto de uso diario. Además, con un rendimiento combinado de 18.8 kilómetros por litro se pueden aceptar algunas concesiones en aceleración.
El punto débil del Ibiza está en la configuración de su suspensión y es que desde la selección de rines y neumáticos resulta un poco desafortunada. El bajo perfil de llantas que se monta sobre los rines de 16 pulgadas están lejos de ser ideales para las calles de nuestro país y seguramente las bolas en las llantas será un tema de conversación entre dueños de Ibiza. Un perfil un poco más amplio, aunque quitara un poco de respuesta deportiva sería más apropiado.
El otro punto que afecta al manejo es la suspensión. Resulta demasiado suave en todo su recorrido y no será extraño llegar a los topes del recorrido en hondonadas de pasos a desnivel, las cuales no son del todo extrañas en México.
Pero aunque el aspecto tiene notas deportivas, el Ibiza no es realmente un hatchback deportivo, sino un modelo para el traslado diario y, para quienes no pasan el día exigiéndole al auto un alto desempeño, el Ibiza puede ser una opción atractiva.
Algo importante a considerar en el Ibiza es su equipo de seguridad. Seat asegura que en todas las versiones se ofrecen todos los sistemas básicos de seguridad, incluyendo doble bolsa de aire frontal, sistema de frenos antibloqueo e incluso control electrónico de estabilidad. La versión más equipada agrega bolsas laterales delanteras, pero el equipo de las versiones iniciales es el perfecto para un auto de su tipo y algo en donde muchos de sus competidores flaquean.