En la entidad, las mujeres se sumaron al paro nacional convocado para exigir mayor respeto y justicia hacia este sector vulnerable; de manera personal, Aminta Espinosa Ulloa Félix, convocó en redes sociales a quienes se quisieran congregar en la plaza principal de la capital, con el único objetivo de hacer conciencia de la desigualdad de género que continúa en nuestra sociedad, y de la cual son víctimas constantes las féminas, siendo objeto de abuso, discriminación y violencia en todas sus vertientes.
“El evento surgió por mujeres que autoconvocamos, sin estar afiliadas a ninguna asociación u organismo; nos alegró que se unió gente de colectivos feministas. Uno de los desencadenantes para esta reunión fue el sonado caso que surgió en Argentina, que aunque lo vemos muy lejos, internacionalmente nos alarmó”, indicó.
Contextualizó que el lamentable suceso ocurrido la semana pasada, cuando una menor de edad, conocida como Lucía, en una playa, lugar muy turístico de este punto de Sudamérica, llamado “Mar de Plata”, fue drogada, abusada sexualmente, y se cometió sobre ella otra serie de ultrajes desagradables.
“Creo que este hecho aislado sólo es una muestra de una realidad cotidiana en nuestro país; este caso tuvo atención particular de la prensa por las características tan brutales, y porque era una chica muy joven; sin embargo, si volteamos a ver en nuestro país todo el tiempo suceden cosas similares, por lo cual nos parece muy importante concientizar a la sociedad, y en particular aquí en nuestro estado, sobre esta situación, es una alarma, debemos exigir a las autoridades que se tome como tal”, recalcó.
La joven activista señaló que por desgracia estas historias de violencia y agresión hacia la mujer se han vuelto cotidianas, y que día con día se pierde el interés y no hay una exigencia generalizada por que se esclarezcan casos tan delicados como los feminicidios, figura que ni siquiera está tipificada como delito.
“Exigimos a las y los senadores la dictaminación al proyecto de reforma a la Ley General de Víctimas, que por más de ocho meses han suspendido en perjuicio de las afectadas, es decir, las víctimas de abuso sexual o las familias víctimas de los feminicidios, sus hijas, sus hermanas y todo lo que implica, porque no se les ha hecho justicia”, lamentó.