Se suicidó una mujer

El misterio envuelve las causas del deceso

En la colonia Buenos Aires, una mujer acabó con su existencia. En el patio posterior de la casa, se colgó. Cuando la encontraron era ya demasiado tarde. A la tumba se llevó el motivo del suicidio. No dejó recado póstumo y a nadie confesó que padecía depresión emocional y mucho menos la causa.
Quien lamentablemente escapó por la puerta falsa respondía al nombre de Esther Castorena Ruiz, tenía 40 años de edad y su última morada en la calle Oceanía.
Ayer, aproximadamente a las once y media de la mañana, se reportó la emergencia en dicho domicilio. Solicitaban de manera urgente a los paramédicos porque peligraba la vida de una mujer.
Arribaron oficiales de la Policía Preventiva Municipal y paramédicos del ISSEA a bordo de la ambulancia Eco-340. Ya en el hogar se enteraron de que no se trataba de accidente, sino de un suicidio. Revisaron signos vitales en la hoy occisa y confirmaron que ya nada se podía hacer. Luego se dio parte a la autoridad ministerial.
Algunos familiares entrevistados coincidieron en que la víctima jamás había atentado contra su vida; tampoco expresó el deseo de matarse y no dejó póstumo recado. En síntesis, priva el misterio total sobre las causas que la orillaron a escapar por la multicitada puerta falsa.