José de Jesús López de Lara

En las últimas horas la Fiscalía General del Estado tomó conocimiento de tres personas fallecidas.
En uno de los casos, se trató de una mujer que se ahorcó en un mezquite, localizado en una terracería del oriente de la ciudad.
Asimismo, en el HGZ No. 2 del IMSS murió un ancianito, a consecuencia de las lesiones que se provocó al caer dentro de un camión urbano en el que viajaba.
Y en una casa del fraccionamiento Villas de Nuestra Señora de la Asunción, fue encontrado el cadáver en estado de putrefacción de otro ancianito que había sido abandonado por sus familiares.

SE SUICIDA UNA MUJER
Una mujer identificada como Alicia y quien sufría de cuadros depresivos, fue encontrada muerta ayer por la tarde.
Esta persona se ahorcó con un lazo que amarró a la rama de un árbol de mezquite, en un predio rústico que se ubica en un camino de terracería que conecta de la avenida Rodolfo Landeros Gallegos hasta el poblado de El Conejal.
El hallazgo lo realizó un jornalero que iba a caballo por la mencionada terracería, aproximadamente a las 14:00 horas del lunes.
La mujer que protagonizó el suicidio número 24 del año 2017, fue identificada como Alicia y tenía su domicilio en el fraccionamiento Cumbres III.
Hasta el lugar de los hechos llegaron policías preventivos, una ambulancia del ISSEA, agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
Se estableció que dicha mujer ya tenía varias horas de haber muerto, por lo que se presume que se suicidó durante el transcurso de la mañana.
Asimismo, la persona que la identificó, señaló que tenía problemas depresivos y ya anteriormente había intentado quitarse la vida.

PUTREFACTO
Aproximadamente a las 16:00 horas del lunes, fue encontrado el cadáver putrefacto de un ancianito, en el interior de una vivienda ubicada en la calle Recinto Palmira, en el fraccionamiento VNSA Sector “Guadalupe”.
La víctima fue un hombre pensionado identificado como Alejo, de 88 años.
El hallazgo lo realizó uno de los vecinos, cuando le llevaba de comer ya que el ancianito vivía solo en esa casa.
Hasta el lugar de los hechos llegaron policías preventivos y una ambulancia de Bomberos Municipales, además de personal de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
El cadáver del señor Alejo fue encontrado tirado debajo de una mesa, en el área de la cocina.
Se presume que al momento del hallazgo, ya tenía entre 4 y 6 días de haber fallecido.
Debido a que no se encontraron indicios de violencia en la casa ni en la humanidad del ancianito, se presume que murió de una enfermedad.