José de Jesús López de Lara

En el interior de un anexo ubicado en el fraccionamiento Periodistas, se ahorcó un joven interno que estaba bajo tratamiento por su adicción a las drogas.
A pesar de que los encargados del lugar lo llevaron de inmediato al Hospital Tercer Milenio, cuando los médicos lo revisaron se dieron cuenta de que ya había fallecido.
El ahora occiso fue un adolescente de 16 años, el cual había sido ingresado por sus propios familiares a dicho anexo, a fin de que recibiera un tratamiento por su adicción a la metanfetamina.
Inicialmente, a las 11:40 de la mañana del domingo, se recibió un reporte a los servicios de emergencia donde se requería la presencia de una ambulancia en el anexo “Prisioneros Liberados”, el cual se ubica en la calle Noticieros del fraccionamiento Periodistas.
Lo anterior, debido a que uno de los internos había pretendido ahorcarse con la finalidad de quitarse la vida.
Cuando llegó la ambulancia UE-58 de Bomberos Municipales, los paramédicos se dieron cuenta de que el lugar estaba cerrado, por lo que en un principio se presumió que se trataba de una falsa alarma.
Sin embargo, momentos después se reportó que en el Hospital Tercer Milenio había llegado un paciente que había intentado suicidarse.
Pero cuando los médicos revisaron a la víctima, detectaron que ya había muerto, por lo que se requirió la presencia de personal de la Fiscalía General del Estado.
A fin de realizar las diligencias correspondientes, acudieron al mencionado nosocomio los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
Se estableció que el ahora occiso, había estado internado en el anexo “Prisioneros Liberados”, a donde había sido llevado por sus propios familiares a fin de que recibiera tratamiento, debido a sus fuertes problemas con las drogas, principalmente con la metanfetamina y/o “crystal”.
Sin embargo, ayer por la mañana, los encargados de dicho anexo encontraron al jovencito ahorcado con un lazo, por lo que de inmediato lo descolgaron y al percatarse que aún estaba vivo, solicitaron la presencia de los servicios de emergencia.
Pero debido a que la ambulancia tardaba en llegar, el encargado del anexo se desesperó y con ayuda de otro joven, subieron a la víctima a un vehículo particular y lo trasladaron a recibir atención médica al Hospital “Tercer Milenio”.
Al llegar al área de urgencias, los médicos de inmediato trataron de ayudarlo, pero al momento de que checaron sus signos vitales, detectaron que ya había fallecido.