CDMX.- Conquistar su segunda medalla mundial después de 10 años fue como sacarse una espinita para la triple medallista olímpica María del Rosario Espinoza.
Aunque en una década, la taekwondoín cosechó tres preseas olímpicas, después del título Mundial de Beijing 2007, María no había obtenido otra medalla destacada en Campeonatos Mundiales, como el bronce que logró en Corea.
“En este Mundial me saqué la espinita de los Campeonatos del Mundo que era uno de mis objetivos, no sé por qué sólo tenía una medalla del mundo, decía: ‘es que no puedo tener sólo una medalla mundial’ yo fui por esa medalla y contenta porque se quitó esa racha de los Campeonatos del Mundo”, comentó Espinoza a su llegada al Aeropuerto de la CDMX.
“Yo deseaba mucho esta medalla de oro, el camino no iba a ser fácil, siempre me gusta estar en una Final de un Campeonato del Mundo, de unos Juegos Olímpicos, con el mismo amor que acepto los resultados acepto esta medalla de bronce que es buena para mí”.
En Copenhague 2009 se quedó en Octavos, en Gyengjou 2011 llegó hasta Cuartos, mientras Puebla 2013 fue el peor resultado cuando perdió dolorosamente en la primera ronda y en Chelyabinsk 2015 se quedó en Cuartos.
Después de la plata que se colgó hace casi un año en Río 2016, María se ha replanteado sus metas sobre la marcha y recalcó que irá paso a paso, sin definir si en un futuro participará en los Olímpicos de Tokio 2020, los que significarían sus cuartos Juegos.
“A mantener el cuerpo, a descansar, por ahí tengo una lesión en la espalda, no grave, me permitió competir bien. Sigo disfrutando mucho la competencia, el entrenamiento y voy paso a paso.
“Ahora más lento porque ya no tengo 15 años, pero me sigue gustando, sigo teniendo el mismo amor, la misma pasión por la competencia, por mi país y esas han sido mis motivaciones. Este año no compito más”, apuntó María, que fue recibida y vitoreada por elementos del Ejército Mexicano, del cual forma parte como Sargento primero auxiliar de educación física y deportes. (Yarek Gayosso/Agencia Reforma)