Compañeras y amigas de trabajo compartieron emotivo festejo por el Día de las Madres.
El Jardín Olivos fue el punto de reunión para estas damas que fueron cordialmente invitadas por la anfitriona, la C.P. Teresa Ramírez, quien no quiso que esta fecha tan importante pasara desapercibida, por lo que se dio a la tarea de organizar el evento, mismo que resultó ser del total agrado de las damas ahí presentes.
Por varias horas disfrutaron el convivio que se prolongó por la mañana, permitiendo que las invitadas refrendaran lazos de amistad, en medio de un ambiente muy cálido.
Delicioso desayuno fue deleite de los paladares más exigentes, sin faltar por supuesto el delicioso postre que fue preparado especialmente para la ocasión.
La conversación de las damas fue por demás amena, ya que dialogaron acerca del trabajo, el hogar, la familia y los proyectos que cada una tiene a corto plazo, intercambiando buenos deseos y opiniones al respecto.
Así, fue como este grupo de amigas y compañeras hicieron a un lado el ambiente laboral para disfrutar la convivencia en la que todas comparten la alegría de haber sido bendecidas con el don de la maternidad.

Compartir
Artículo anteriorA un paso del altar
Artículo siguienteAlista su boda