En zona poniente de la ciudad, en el boulevard Juan Pablo II, asaltaron tienda de conveniencia; se llevaron dinero de las ventas, mercancía y caja fuerte. De esto ya se informó. Un día después, sobre la misma avenida atracaron un local comercial; se llevaron aparatos y muebles por un monto estimado en 40 mil pesos. De los ladrones, ni rastro encontraron.
Se presume que el robo ocurrió en el transcurso de la madrugada. Ya en la mañana, a temprana hora, cuando el propietario llegó para iniciar labores se encontró con la sorpresa de los candados estaban dañados. Fue inevitable el mal presentimiento y una vez en el interior, confirmó la sospecha.
Había desorden y daños pero eso fue lo de menos. Al revisar minuciosamente se dieron cuenta de que faltaba equipo de cómputo y varios muebles. De acuerdo al inicial inventario, el afectado estimó que el monto oscila en los 40 mil pesos. La policía uniformada tomó conocimiento.
En hecho aparte, también se denunció el atraco registrado en una casa ubicada en la comunidad Cieneguillas, en Jesús María.
A decir del afectado, el pasado lunes en la tarde salió de la vivienda. No sin antes cerrar debidamente todos los accesos. Puertas y ventanas.
Volvió ayer en la mañana y fue recibido con amarga noticia. Le faltaban aparatos y herramientas; el botín también fue calculado en 40 mil pesos. Del o los presuntos ladrones, ni la más remota pista.