Carlos Gutiérrez Gutiérrez

“Yo prefiero ser berrinchudo a ser corrupto”, respondió Francisco Ruiz López, presidente de Coparmex a los señalamientos hechos por Antonio Robledo Sánchez, presidente de la CMIC, quien en la víspera calificó la salida del sindicato patronal del Consejo Coordinador, como “un berrinche”.
El líder empresarial respondió así, luego de que fue calificada la salida del organismo del Consejo Coordinador Empresarial, tras la reelección de su dirigente, Pedro de la Serna López, como de “berrinche”.
“Lamentablemente, los intereses que se persiguen con la reelección son distintos, yo prefiero ser berrinchudo a ser corrupto y cuando los intereses son corruptos, genera incomodidad entre muchos organismos, no sólo Coparmex, la incomodidad es de varios y Coparmex se ha distinguido por ser el que alza la voz y dio el manotazo en la mesa y eso fue lo que hicimos; pusimos un hasta aquí a una situación que se está dando”.
Ruiz López cuestionó la forma en cómo está siendo asignada la obra pública y programas de financiamiento; “veamos la obra pública cómo se está dando, la obra pública a quién se le está asignando; los proyectos del INADEM, se dan a través del CCEA y de Asocea, con Mario (Rivero Cáceres)”.
La actitud asumida por el sindicato de patrones obedece, dijo, “porque no podemos estar exigiendo, por un lado, anticorrupción y que las cosas mejoren y también ser partícipes de un organismo” cuestionado como el Consejo Coordinador Empresarial.
“Si les incomoda que nos salgamos, que porque hicimos berrinche, pues hay que hacer un ejercicio de introspección, si están siendo el tipo de empresarios que quieren ser y no es sólo Coparmex el molesto, somos muchos; Coparmex está siendo voz de muchos, son muchos los que se han acercado a nosotros respaldándonos”.
En seguida, lanzó un llamado a otros organismos empresariales a quienes les recordó que Coparmex siempre ha agrupado preocupaciones empresariales, y que quienes quieran ser parte del sindicato patronal, “las puertas están abiertas de par en par, y quien lo desee, y quienes no lo decidan así, que no se preocupen, no estamos dejando de luchar por que un día haya un Consejo Coordinador legítimo”.
Sobre la legitimidad, dijo que pudiera estar cuestionada ya que fueron sólo 13 de 40 organismos, los que votaron a favor de la reelección.
Apuntó que el tema no es personal, de hecho, dijo, tanto Pedro de la Serna López, presidente del CCEA, como Antonio Robledo Sánchez, presidente de la CMIC, “son mis amigos”, pero “esto es muy aparte, una cosa es la amistad y camaradería y otra la lucha, que está ahí” para dar mayor representatividad al Consejo.
Finalmente, sobre los señalamientos de que él persigue intereses de índole político, rechazó esa apreciación y dijo que él mantiene una agenda muy amplia dentro del organismo y que está concentrado de tiempo completo en hacer un buen cierre de actividades, rechazando que la actitud asumida tenga móviles políticos.