César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 29-Mar .- A nivel nacional, mil 151 quejas de reos por la negativa o retardo en brindarles atención médica o proporcionarles medicinas fueron recibidas durante 2015 por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).
Estas denuncias equivalen al 76 por ciento de todas las quejas recibidas el año pasado en torno al sistema penitenciario, señaló la CNDH al emitir el pronunciamiento “Sobre el derecho a la protección de la salud de las personas internas en centros penitenciarios”.
“Al privar de la libertad a una persona, el Estado detenta una sujeción especial hacia ella, encontrándose bajo su custodia y, en este sentido, debe proporcionar la asistencia médica necesaria que le permita una vida digna en reclusión”, establece la Comisión.
El documento, que el organismo hizo llegar a las dependencias federales y estatales competentes, señala que aproximadamente 250 mil internos requieren de una atención médica adecuada.
Por ello pidió que se fortalezca el sistema de prevención de enfermedades dentro de las cárceles, que contemple un esquema de vacunación que abarque a los hijos que viven dentro de los penales con sus madres.
“También, el diseñar protocolos orientados a agilizar la prestación de los servicios médicos; establecer mecanismos para los casos de necesidad de atención médica inmediata y urgente; fortalecer la aplicación de sistemas permanentes de vigilancia epidemiológica y de información continua en materia sanitaria”, indicó la CNDH.
“Así como desarrollar mecanismos con hospitales públicos y privados para que se utilice el sistema de ‘consulta remota’, por medio de la aplicación de tecnologías cuando sea requerida atención médica especializada”.