Abogados también son víctimas de fraude. Francisco Frausto Ruiz Esparza, presidente del Colegio de Abogados, aseguró que muchas de las personas que contratan sus servicios no les pagan al concluir los juicios, lo que convierte a la entidad en una mala plaza para litigar, pues son muchos los clientes que incurren en estas malas prácticas, ya que en cualquier nivel y tamaño de casos es común que les escamoteen los honorarios, por lo que se les recomienda a los litigantes firmar previamente un contrato de prestación de servicios.

Reconoció que muchas de las personas no admiten firmar un contrato de servicios, y lo más preocupante es que algunos profesionistas ni siquiera se los proponen, “pero nosotros sí hacemos esa propuesta al principio, de firmar un contrato de servicios, que beneficia en el cumplimiento del trabajo y del pago de honorarios”.

Francisco Frausto comentó que estas malas prácticas también fomentan que haya una competencia desleal al interior del gremio, pues el temor que causa firmar este tipo de contratos es aprovechado por algunas personas que no son profesionistas, “o vienen los pasantes o los chambistas o aquellos que intentan llevarse la clientela y les dan un mal servicio”.

Sostuvo que formalizando una prestación de servicios, existe la garantía de que el cliente recibirá un buen servicio, con gente profesional y competente, que cuenta con estudios, cédula profesional y que está debidamente capacitada, a diferencia de servicios legales que se ofrecen a bajos costos.

Finalmente, el presidente del Colegio de Abogados indicó que los costos de los servicios de un licenciado en derecho son accesibles en términos generales, pues hay un elevado padrón de abogados, lo que no les permite ofrecer su trabajo a un costo excesivo: “La competencia ha hecho que haya servicios de bajo costo en la entidad”.