En la depreciación de peso ante el dólar, no todo es malo, aseguró el presidente del Colegio de Economistas de Aguascalientes, Salvador Bermúdez, al destacar que esta situación trae como oportunidades la captación de más divisas por medio del turismo extranjero, así como las exportaciones de manufactura. Señala que la disparidad entre ambas monedas sólo afecta a aquellas empresas que no tomaron la precaución de blindarse financieramente, sobre todo aquellas que tienen deudas en dólares.
Comentó que en 23 años el peso mexicano contra el dólar se ha depreciado en un 633.87%, y en lo que corresponde a la administración del actual presidente Enrique Peña Nieto, ha sido de un 46.66%.
Entre las amenazas ante disparidad del peso ante la moneda estadounidense, se pueden enlistar aumento en tasas de interés, la fuga de capitales, pérdida de confianza en la rentabilidad de la inversión financiera en el país, sobre todo de capital especulativo, es decir, aquel que no está invertido en infraestructura o en bienes de capital; el que está en instrumentos y papeles, es dinero que al menor movimiento de las aguas bravas, se va, manifestó el experto.
Subrayó que tras realizar un análisis FODA de esta situación, determinó que entre las debilidades más destacables se encuentra la caída del precio del petróleo en los mercados internacionales, la disminución del casto público, incremento de los precios de los bienes de importación y los salarios siguen siendo bajos.
En cuanto a las fortalezas de la disparidad del peso ante el dólar, destacó que con las reformas energéticas hay interés de inversiones extranjeras y nacionales en PEMEX para explorar en aguas profundas; inversiones de capitales productivos en infraestructura, industriales y automotriz; “eso no lo podemos negar, ni podemos cerrar los ojos, aquí lo vemos en Aguascalientes, el gobernador ya está por irse y siguen llegando inversiones”, concluyó.