Aunque se trate de un tema delicado y difícil de abordar, si desde hoy quiere renunciar a futuro a una vida artificial, en caso de accidente o de alguna enfermedad terminal, puede suscribir ante notario, el Documento de Voluntad Anticipada (DVA), sin costo alguno; por ley, los notarios deben dar este servicio gratuito a quien lo solicite.
Sin embargo, hay fedatarios que lo cobran en tres mil pesos, como si se tratara de un testamento.
Interrogado sobre el particular, el presidente del Colegio de Notarios de Aguascalientes, Luis Perales de León, dejó en claro que este documento no puede cobrarse, y el que lo haga debe ser reportado a esta agrupación.
De acuerdo a la Ley de Voluntad Anticipada, en caso de que el enfermo en etapa terminal se encuentre imposibilitado para acudir ante el Notario, podrá suscribir el DVA, ante el personal de salud de la institución pública o privada autorizada en términos del Reglamento respectivo, y dos testigos que cubran satisfactoriamente los requerimientos del Formato para los efectos legales y conducentes, mismo que deberá ser notificado a la Unidad Especializada de Voluntad Anticipada del ISSEA, y ésta dará aviso al Ministerio Público para su conocimiento e informará al personal de salud correspondiente, para integrarlo al expediente clínico del enfermo en etapa terminal.
Precisó que en el artículo tercero, fracción IV de dicha Ley, se establece que el DVA es el documento público suscrito ante
Notario Público, sin generar costo alguno, en el que cualquier persona con capacidad de ejercicio, en pleno uso de sus facultades mentales y que se encuentre en etapa terminal, declara su voluntad, emitida libremente, a rechazar un determinado tratamiento médico, que propicie la Obstinación Terapéutica.
De las 102 personas que han renunciado a una vida artificial, 16 lo han hecho vía notario, y los 86 restantes, en los formatos que se adquieren en los nosocomios públicos o privados, también sin costo.