Se prueba Ripstein como actor

PARÍS, Francia.- En su más reciente película, Arturo Ripstein no es director sino actor.
En «La Reina de España», del español Fernando Trueba, interpreta al productor hollywoodense Samuel Bronston (El Cid, La Caída del Imperio Romano).
“Me dio muchísimo gusto actuar, me divertí mucho y es una experiencia que me gustaría repetir”, afirmó Ripstein en entrevista.
Aunque no dio detalles de qué tipo de personajes, añadió que hace muchos años hizo algunos trabajos de actor.
“Tendría 17, 19 años, antes de ser director. Nunca con vocación de actor, más bien en periodo de aprendizaje del cine. Yo no fui a la escuela de cine, soy autodidacta.
“Parte de ese periodo fue para adentrarme en el cine, ver la manera de filmar, conversar con directores, técnicos. Para eso una de las opciones fue meterme de actor. Siempre supe que no era muy bueno, aunque en esta ocasión ¡fui buenísimo!”, afirmó.
En el cine mexicano, Ripstein figuró, con el nombre de Arturo Rosen, en la película de Viruta y Capulina, El Camino de los Espantos (1967).
En ella interpreta a un joven que, por circunstancias de la trama, tiene unas escenas de humor con el par de comediantes.
Ripstein precisó que su papel en el filme español es en inglés, idioma que domina desde su infancia, pues su madre era estadounidense.
“Fue lo que convenció a Trueba, no mis cualidades actorales. Yo quisiera lanzarme en una carrera de actor, pero creo que no tengo demanda, no creo que vaya a prosperar”, dijo riendo.
Reconoció que en reiteradas ocasiones durante la filmación tuvo tentación de meter su cuchara en el trabajo del director español.
“Sí me dio tentación participar en la dirección. Me acercaba a Trueba y le decía: ‘Por qué no hacemos esto y aquello’, pero entonces llegaba la asistente de director, que es una mujer implacable, y me callaba. Trueba me veía con cara de: «¡no jodas!»”, platicó. (Mónica Delgado/Agencia Reforma)