Sólo el 2% del agua tratada en las 41 plantas de la entidad, se destina al riego de áreas verdes; el 48% para el riego agrícola a través de la planta tratadora de aguas del Niágara; y el 50% de las aguas se descarga en el Río San Pedro, es decir, se pierde.
El volumen de venta anual equivale al dos por ciento; el precio por metro cúbico a través de red es de seis pesos y por pipa de 42 pesos el metro cúbico.
De las 51 plantas públicas en la entidad, 14 pertenecen al municipio de Aguascalientes, 37 son manejadas de manera directa por el gobierno estatal, 25 están situadas en los ayuntamientos del interior y 12 se ubican en el municipio de la capital.
Mensualmente las plantas tratadoras de agua, sanean 8´300,000 metros cúbicos de agua y anualmente se tratan 100´000,000. Una vez concluida la reingeniería de la Planta Aguascalientes, se estará depurando 63´000,000 de metros cúbicos por año.
La planta de tratamiento de aguas residuales municipales denominada “La Ciudad”, realiza el trabajo prácticamente del 70% del saneamiento que requiere la Ciudad de Aguascalientes, quien a su vez concentra aproximadamente el 67% de la población del estado, esto es, con mucho, la mayor planta de tratamiento de Aguascalientes.
Esta planta fue inaugurada en el año 1993, esto quiere decir que tiene 22 años de estar tratando las aguas residuales de la ciudad, con un proceso obsoleto, mismo que en su tiempo fue de los más destacados en el país.
No es sino hasta la administración del gobernador Carlos Lozano de la Torre, quien con su voluntad política hizo posible que dicha planta tuviera una reingeniería y rehabilitación, ya que dicha planta proporcionará agua de mejor calidad, contará con al menos otros veinte años de vida útil, dejándola con generadores de energía que disminuirán los costos de energía eléctrica que esta consume y dispuesta para aumentar rápidamente la cantidad de agua que al momento trata.