CDMX.- Los últimos minutos de su vida, Evita Muñoz “Chachita” estuvo acompañada por sus hijos, sus nietos y su esposo.
La actriz, de 79 años, falleció ayer a las 17:15 horas de un paro respiratorio, en un hospital de la ciudad, al que ingresó hace ocho días.
“Estamos deshechos. Esta vez no fue posible que saliera adelante”, dijo el actor, productor y director Hugo Macías Macotela, con quien estuvo casada durante 60 años.
Hace poco más de dos meses “Chachita” estuvo en terapia intensiva debido a una neumonía, pero logró salir adelante, la dieron de alta y se recuperaba en su casa.
“Hace ocho días se volvió a sentir mal, entró nuevamente al sanatorio y encontraron que la neumonía había vuelto.
“Los últimos días para ella fueron terribles. Estuvo luchando, pero no podía ganarle a la enfermedad, aunque logró mejorar sus niveles de todos sus órganos, que se normalizaran, pero ya el día de hoy (ayer) sí fue un paro respiratorio y ya no se pudo hacer nada”, agregó Macías Macotela.
Detalló que, durante su estancia en el hospital, no hubo alguna despedida, pues la actriz ya no estaba muy lúcida por su estado de gravedad.
“Pero en 60 años nos dimos tiempo de despedirnos y saludarnos muchas veces. Y bueno, murió rodeada de sus hijos y sus nietos. Aquí estábamos todos”.
La actriz, originaria de Veracruz, se convirtió en la niña prodigio de la Época de Oro del Cine Mexicano, donde trabajó con Pedro Infante, con quien hizo películas taquilleras como «Nosotros los Pobres» (1947), «Ustedes los Ricos» (1948) y «Pepe El Toro» (1952).
Anoche se velarían sus restos en la agencia funeraria Gayosso Sullivan. Hoy habrá una misa en las capillas del lugar y posteriormente el cuerpo de “Chachita” será cremado, tal como era su voluntad, sostuvo su viudo.
El cine mexicano perdió a su niña prodigio. “Chachita” ya está con “Pepe El Toro” y “La Chorreada”, con quienes formó un triángulo emotivo y melodramático de la pantalla nacional.
La actriz, quien junto a María Eugenia Llamas “La Tucita”, Angélica María y Alma Delia Fuentes formó el grupo de las pequeñas estrellas del cine de los 40 y 50, nació en este medio como “Chachita”… y así se despidió.
Desde 1941 cuando debutó con Jorge Negrete en «¡Ay, Jalisco, no te rajes! », su destino quedó trazado y el nombre de “Chachita” cobraría brillantez, pero se elevaría por encima de muchas estrellas jóvenes de la época gracias a la trilogía de Ismael Rodríguez: «Nosotros los Pobres», «Ustedes los Ricos» y «Pepe El Toro».
Su romance con “El Pichi” sería uno de los más populares y frases tan repetidas como la de “Chachitaaa, te lo cortaste”, en alusión a la escena en donde el personaje de ella se corta el cabello, se volverían populares entre los amantes de estas cintas.
El melodrama urbano sería el fuerte de esta chamaca y explotaría su vena dramática a través de personajes de clase baja con los que manejó a su antojo los sentimientos del espectador. (Idalia Barrera, Marco Castillo/Agencia Reforma)