Heriberto Alcalá Guerrero

En las últimas horas se desató una serie de violentos robos en diferentes lugares. Los ladrones emplearon la fuerza física, armas de fuego y navajas.
Para empezar, destaca el caso ocurrido alrededor de las dos de la tarde, en la céntrica calle Madero. La víctima, una mujer, retiró la cantidad de 50 mil pesos efectivo de la sucursal bancaria ubicada en dicha arteria y cruce con Hidalgo.
Al salir, momentáneamente se detuvo para cruzar la segunda calle, hacia el oriente. Justo en ese instante se detuvo ante ella un sujeto desconocido; bajó de la moto y sin mediar palabra alguna le arrebató el bolso a la agraviada.
Para el momento en que la mujer empezó a gritar pidiendo ayuda, el sujeto ya iba de nueva cuenta a bordo de la moto. Enfiló hacia el sur, rumbo a López Mateos.
En hecho aparte y considerando el monto, también sobresale el robo que sufrió un ciudadano aproximadamente a las seis de la tarde.
Estaba en avenida Universidad, a la altura de la máxima casa de estudios. De pronto se detuvo ante él un auto color rojo. Bajó el conductor y le preguntó la hora. Confiado, el ofendido vio su celular y cuando levantó la mirada se vio amagado con arma de fuego. Fue despojado del teléfono y la cartera que contenía 16 mil pesos en efectivo.
Continuando con la serie, a las cuatro y media de la madrugada, otro delincuente ingresó a la tienda Oxxo ubicada en Ciudad Industrial. Simuló ser cliente pero al llegar al mostrador amagó a los dos empleados con arma blanca. Así se apoderó de un botín estimado en tres mil pesos y se dio a la fuga.
Un chofer de la empresa Flextronics, también resultó afectado en esta serie. Cuando estacionaba la unidad a su cargo, entre calle Águila y Canario, en Pilar Blanco, de pronto arribaron dos cholos y lo amenazaron con pistola. Intentó oponer resistencia pero le asestaron brutal cachazo y lo aplacaron. Le robaron el celular y aparatos, por un monto estimado en tres mil pesos.
El fraccionamiento Modelo tampoco fue la excepción. Pareja de novios caminaba sobre la calle 26 de Marzo y Tlaxcala cuando de súbito un ciclista les cerró el paso. Sacó de entre sus prendas la pistola y les exigió dinero y pertenencias de valor. El botín fue mínimo. En la misma bicicleta huyó.
En zona sur de la ciudad, madre e hijo sufrieron violento robo. La señora caminaba y su hijo menor, iba en su bicicleta. En avenida Aguascalientes y Mariano Hidalgo, un sujeto los amenazó y les exigió entregar todo lo de valor. A ella le robó el celular; al menor, la bicicleta.
Huelga mencionar que en todos los casos se dio parte al servicio de emergencia, hubo movilización policial mas no detenidos.