De los poco más de 30 mil expedientes de investigación que mantenía la Fiscalía General del Estado en diciembre pasado en calidad de rezagados, al día de ayer ya sólo quedan 10 mil, informó Óscar González Mendívil, titular de la dependencia, quien informó que la Fiscalía trabaja de forma mixta, por un lado en la atención y resolución de los expedientes del anterior sistema, y por el otro, en la aplicación del Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Destacó, además, que el rezago en la atención de los expedientes, corresponde básicamente al anterior sistema de justicia, ya que los casos se siguen desahogando, y sólo se incorporan nuevos expedientes si las denuncias que se turnan obedecen a hechos presuntamente delictivos ocurridos anteriores a la fecha en la que se formalizó el Nuevo Sistema de Justicia.

“Estamos trabajando de forma dual, por un lado, atendiendo y desahogando casos con el anterior sistema, y también se están dando trámite a denuncias generadas en esta nueva etapa del sistema de justicia”.

Indicó que el objetivo es que, antes de que concluya el presente año, acabar con la totalidad del rezago que se tiene del anterior sistema, y enfocar prácticamente todo el aparato de la fiscalía para atender los nuevos casos de denuncias.

Sin embargo, por la naturaleza del anterior sistema, caracterizado por juicios muy prolongados, es posible que se queden sólo unos cuantos casos que por su propia naturaleza y ritmo en su resolución, demoren más tiempo, “pero serán los menos casos”.

Se refirió al proceso de transición del viejo al Nuevo Sistema y sostuvo que al hablar de todo un Nuevo Sistema de Justicia, se tiene que hablar necesariamente de una gradualidad en su aplicación.

La propia reforma de justicia del 2008 estableció un periodo de 8 años en los que todos los actores e instituciones involucrados en el cambio del sistema, tuvieran tiempo para realizar las inversiones y adecuaciones necesarias para dar cumplimiento en el cambio del sistema.

Sin embargo, en estos ocho años se lograron importantes avances y se pudo cumplir la meta de ponerlo en funcionamiento en el plazo originalmente establecido.

Aun así, se requiere de más tiempo para que, quienes están involucrados, logren desarrollar las habilidades necesarias para llegar al dominio pleno del sistema.

Puso como ejemplo el tema de los defensores, quienes deben desempeñar su labor de manera eficaz, pero esto se logrará con dos cosas: capacitación y experiencia. En ese sentido, destacó que los abogados de la defensoría pública están muy bien capacitados, y desarrollan ahora la experiencia que les permitirá su óptimo desempeño, no así en el caso de los litigantes particulares, quienes tienen que prepararse muy bien para poder desempeñar eficazmente la defensa de sus clientes.

En este sistema, dijo, si fuese el caso de que un imputado no contase con un defensor capacitado y bien preparado, que ofrezca garantías de una defensa digna, “la propia Fiscalía pediría el cambio de abogado defensor del imputado, para asegurarnos de que se cumpla con un derecho que tienen los imputados y que tiene que ver con contar con una defensa capaz”, afirmó el fiscal González Mendívil.