En los tres últimos años, el sistema educativo de Aguascalientes incorporó a más de un mil cien docentes de nuevo ingreso, quienes oscilan entre los 22 y 25 años de edad, y que tras dos años de capacitación y acompañamiento han logrado su plaza definitiva.

La directora de Desarrollo Educativo del IEA, Emma Rocha Colis estimó que alrededor de un mil maestros por cada año no lograron incursionar a la plantilla magisterial, pero los espacios se ocupan en función de defunciones, ceses de personal, jubilaciones o promociones de escalafón.

Con la expedición de la nueva Ley de Servicio Profesional Docente, en septiembre del 2013, acorde a la reforma educativa, el Instituto de Educación en Aguascalientes ha acompañado a aquellos docentes que aprobaron su examen de ingreso y que fueron 292 en el 2014, 659 en el 2015 y sólo 150 en este 2016.

Comentó que para que un maestro de inglés pueda dar clases frente a grupo, aparte de aprobar su examen de ingreso, debe presentar un certificado de dominio del idioma que es el nivel doce de la Universidad Cambridge o en su equivalente al examen TOEFL con 570 puntos.

En cada concurso se inscriben alrededor de 1 mil 200 aspirantes, lo que significa que los estudiantes normalistas y universitarios interesados en formar parte del sistema educativo deben prepararse intensamente para estar acordes a las necesidades de los alumnos de preescolar, primaria y secundaria.

En entrevista con el Heraldo, la funcionaria precisó que la Dirección de Desarrollo Educativo tuvo una evolución interesante este sexenio, toda vez que la visión nacional federal ha cambiado respecto a la formación continua y la actualización, superación y desarrollo profesional.

Entonces, esta dirección asumió la responsabilidad de atender el ingreso al servicio profesional docente de todos aquellos jóvenes y adultos que quieren acceder al sistema educativo en la parte laboral como profesores.

Aunque el proceso no es complicado, requiere de mucha observación, pues la ley establece un periodo donde la persona a través de un examen ingresa y permanece dos años en un programa de inducción, tiempo durante el cual se le asigna un tutor y recibe cursos y diplomados que fortalecen su proceso de inducción y al término de ese periodo queda como un empleado de base y frente a grupo.

Mencionó que cada ciclo escolar se publica la convocatoria correspondiente, la primera de ellas sucedió en el 2014-2015, 2015-2016 y 2016-2017, donde aquel estudiante normalista o universitario interesado espera sea publicada cada mes de febrero, se valida su registro en abril, en mayo presentan su examen y en junio se emiten los resultados, y a partir del 15 de agosto, el IEA comienza a contratar a los nuevos maestros.

Las vacantes que se cubren con los maestros de nuevo ingreso son las plazas definitivas, sea por defunción de algún trabajador, por jubilación, por renuncia, por cese o cualquier otro motivo, pero también cubren las vacantes temporales que son las derivadas de una incapacidad médica por gravidez durante tres meses o enfermedad profesional.

Los resultados del examen presentado por el estudiante tienen una vigencia del 15 de agosto al 31 de mayo de cada ciclo escolar. Al término de ese periodo, si alguno de los estudiantes que salió idóneo en el examen no logra ocupar una vacante definitiva, vuelve a presentar examen el siguiente ciclo, a fin de mantener vigencia en sus resultados y pueda ser contratado.

Sin embargo, el problema es cuando un estudiante normalista o universitario sale con un grado no idóneo, no puede ser contratado en ninguna escuela del país, obligándolos a prepararse mejor para ofrecer calidad educativa y una mejor práctica docente en las aulas, finalizó.