Staff/Agencia Reforma

LOS ÁNGELES.- Puerto Rico aprovechó mejor las reglas del Clásico Mundial de Beisbol y se instaló en su segunda Final consecutiva.
Eddie Rosario conectó un elevado de sacrificio que mandó a Carlos Correa al plato en el fondo del undécimo capítulo para que los boricuas dejaran en el terreno y vencieran anoche 4-3 a Holanda en la primera Semifinal de la justa del orbe.
Los de “La Isla del Encanto”, que se mantuvieron invictos (7-0), se medirán mañana ante el ganador del duelo de potencias beisboleras entre Estados Unidos y Japón, también en el Dodger Stadium.
El reglamento del Clásico en su cuarta edición señala que a partir de la apertura de la entrada 11, los equipos colocarán corredores en primer y segunda base para iniciar el rollo.
Con el duelo empatado a dos carreras, los europeos, fungiendo como equipo visitante, tuvieron la oportunidad de tomar la ventaja; sin embargo, Curt Smith bateó para doble play con las bases llenas para terminar con la amenaza.
Puerto Rico no perdonó, y después de que Yadier Molina avanzó a los corredores a segunda y tercera, Javier Báez recibió boleto intencional para congestionar los senderos, antes del batazo del triunfo de Rosario.
Edwin Díaz, cerrador de los Marineros de Seattle, de dos episodios sin carreras y tres ponches para apuntarse la victoria. De manera injusta, ya que el jugador que anotó estaba en las almohadillas por regla, Loek van Mil sufrió la derrota.
La novena comandada por Edwin Rodríguez llegará con hambre de revancha al encuentro por el título, luego de perder la Final de 2013 ante República Dominicana.