Héctor Raúl González 
Agencia Reforma

CUERNAVACA, Morelos 5-Oct .- Mario Almada murió en su casa, sin dolor, acompañado por sus hijos y nietos, dijo Marcos Almada, hijo del actor.
A las 18:15 horas del martes Almada dejó de respirar recostado en su cama, dentro de su casa ubicada en un Fraccionamiento de la Colonia Delicias de Cuernavaca.
“Afortunadamente, mi papá no estaba enfermo de nada; de hecho, no tomaba ningún medicamento de nada, estaba muy sano, pero los años, ya 94 años, ya pesaban, entonces ya el cuerpo se cansa, se debilitaba y se fue yendo poco a poquito, sin dolor, en su casa, sin estar entubado, además, no visitó el hospital. Hace como 40 años no visitaba un hospital y se fue muy tranquilo, rodeado de todos sus nietos, hijos, la verdad fue una buena muerte.
“Él ya dijo: ‘yo ya me quiero ir’ y parece que lo deseó y se fue, ahora sí que hizo lo que quiso toda su vida y hasta su muerte, así también la quiso, y se fue dormido, tranquilamente, se fue apagando y se durmió y así quedó”, contó Marcos afuera del crematorio a donde fue trasladado el cuerpo de su padre.
Los restos de Mario Almada salieron del Fraccionamiento a las 8:31 horas de este miércoles a bordo de una carroza de la funeraria Gayosso, escoltada por sus dos hijos, Marcos y Mario, junto con otros familiares, quienes viajaban a bordo de otra camioneta.
Las cenizas serán llevadas a Huatabampo, Sonora, de donde era originario el actor.
Antes, el sábado, se llevará a cabo una misa en la que se espera la asistencia de amigos y familiares, además de que la Asociación Nacional de Actores (ANDA) analiza la posibilidad de realizarle un homenaje.
“Eso ya le corresponde a quien se lo quiera hacer, creo que en la ANDA quieren hacer un homenaje, no sé cómo, pero estamos puestos, quien le quiera hacer un homenaje, encantado de la vida.
“Las cenizas vamos a ver, creo que las vamos a llevar a Huatabampo, que es allá su terruño”, dijo Marcos.
Hasta la mañana de este miércoles solo el Grupo Exterminador había externado sus condolencias a la familia Almada.
Hace apenas tres semanas ese grupo había grabado un videoclip con Almada en Cuernavaca.
“Trabajó hasta hace como tres semanas, vinieron a hacer una película con él, ya hacía papeles pequeños, pero todavía siguió trabajando hasta hace tres semanas y todavía querían hacer cosas con él, querían hacer videoclips y querían hacer otras películas, venían de Estados Unidos y no dejó de trabajar nunca, pues por eso hizo tantas películas, más de 500”, dijo.
Mario Almada Jr, recordó la personalidad de su padre, quien nunca negó un autógrafo a sus seguidores.
“De México siempre que hablaba, hablaba bien de México y de su pueblo. En Huatabampo lo reconocían, donde se paraba nos impresionaba cómo lo reconocían, gente de otros países, inclusive y como padre fue excelente, adoraba a su madre, eso sí nos consta, adoraba a su madre y fue buen hermano, fue un buen hombre.
“Nunca negó, me costa también, nunca negó un autógrafo por ejemplo, a todos les daba su lugar, a nadie le volteaba la cara, siempre se paraba y si podía quien fuera le daba su autógrafo”, dijo Mario.
A Mario Almada le sobreviven, además de Mario Jr y Marcos, sus hijas Patricia y Leticia, su hermano Fernando y su viuda, quien se encuentra en la Ciudad de México.