Se fractura Morena a nivel local, hay distanciamiento entre liderazgos internos. Mientras Nora Ruvalcaba Gámez desconoció a Aldo Ruiz Sánchez como presidente estatal del partido, argumentando que el Comité Directivo Estatal había quedado disuelto, este último sostuvo por separado que este órgano continúa operando y que él se mantiene al frente del mismo.
Nora Ruvalcaba comentó que con anterioridad se eligió a un comité integrado por 13 simpatizantes de Morena, pero más de la mitad de los mismos se separaron de sus cargos para ocupar candidaturas a puestos de elección popular, para lo cual debieron renunciar a dicho comité, trayendo como consecuencia que por estatutos del partido el mismo se haya desintegrado.
Subrayó que se desconoce quiénes integrarán el nuevo Comité Directivo Estatal porque esa determinación le corresponde a las comisiones nacionales de Honestidad y Justicia, así como a la de Elecciones, pese a lo cual en Morena seguirán trabajando, pues no dependen de un órgano de dirección, sino de muchas voluntades que han decidido sumarse a este proyecto político.
Por su parte, Aldo Ruiz negó lo anterior y lamentó “profundamente” las declaraciones de Nora Ruvalcaba, al tiempo que sostuvo que él es reconocido por el Instituto Estatal Electoral y por autoridades electorales a nivel federal como presidente estatal de Morena, y como tal, consideró que con dichas actitudes se están violentando las normas internas del partido.
Rechazó que se haya disuelto el Comité Directivo Estatal del partido, toda vez que, en efecto, los estatutos contemplan que quienes buscan un cargo de elección popular deben renunciar a su posición, pero ello no lleva a la disolución del órgano, sino que se convoca a un consejo para elegir a las personas que sustituirán a quienes se separaron de sus cargos, nombramientos que deberán ser validados por la Comisión Nacional de Elecciones.