Se pierde la tradición de colocar nacimientos en las casas durante la Navidad, reconocieron comerciantes del tianguis navideño del Jardín Carpio, quienes reportan una baja en sus ventas de hasta un 50%, atribuido además a la fuerte competencia de las grandes cadenas comerciales.
A decir de la comerciante Juana Arredondo, la tradición de comprar las figuras del nacimiento se está acabando y solamente la gente grande o de mediana edad son quienes acuden normalmente al tianguis. “Ya no es como hace 8 ó 10 años en que había mucha gente que compraba. Los jóvenes no, sólo vienen personas mayores a quienes les enseñaron la tradición”.
Destacó que hasta el momento sus ventas llegan a un 50%, sin embargo, los comerciantes mantienen la esperanza de mejorar su ingreso durante esta quincena. “Está muy solo, están muy bajas las ventas, esperemos que de aquí al día 15 se componga, porque del 16 en adelante se acabo todo”.
Juana Arredondo señaló que lo que más venden los comerciantes del Jardín Carpio son el musgo, el heno y el papel para los nacimientos y en menor proporción las series de luces navideñas así como dulces y cacahuates para las posadas.
Consideró que ello es derivado de la difícil situación económica que padece la gran mayoría de las familias en donde en lugar de destinar su ingreso a comprar adornos navideños, muchos prefieren aplicarlo en la compra de regalos para los niños y la familia así como el pago de deudas.
Otro factor que también les afecta a los comerciantes del Jardín Carpio, según Juana Arredondo, es la fuerte competencia de las grandes cadenas comerciales de autoservicio. “Ellos comienzan desde 2 meses antes con la venta de artículos navideños. Venden por mucho y dan más barato que nosotros. Ellos compran por grandes volúmenes y llevan mayores ganancias. Mientras que los pequeños comerciantes tenemos que pagar la luz y el permiso, la comida y el baño”, finalizó.