José de Jesús López de Lara

Un desconocido murió electrocutado durante la madrugada del martes, cuando pretendió cometer un robo en el interior de un predio propiedad de la empresa AMCA, dedicada a la construcción de antenas de telefonía celular.
De acuerdo con las primeras investigaciones que llevan a cabo agentes del Grupo Homicidios de la PME, la víctima se electrocutó accidentalmente cuando pretendía robar la fibra óptica y placas de cobre y aluminio.
Los trágicos hechos se registraron el martes a las 01:30 horas aproximadamente, en un predio que se ubica en un camino de terracería que conduce al Rancho “Santa Mónica”, a la altura de la carretera federal 45 Sur.
En ese lugar se localiza una finca privada con una barda perimetral, propiedad de la empresa AMCA dedicada a la construcción de antenas de telefonía celular.
Debido a que ya en anteriores ocasiones se había registrado el robo de fibra óptica, placas de cobre y aluminio para ser vendidas posteriormente en chatarreras, se contrataron los servicios de un velador.
Aproximadamente a las 01:30 horas, el velador Juan Pablo “N” “N”, de 45 años, detectó repentinamente una falla en el sistema eléctrico, aunque inicialmente no le dio importancia.
Sin embargo, mientras realizaba su recorrido de vigilancia dentro del predio, en determinado momento encontró a un hombre tirado e inconsciente.
El velador llamó a los servicios de emergencia y minutos después llegaron policías preventivos y la ambulancia UE-58 de Bomberos Municipales.
El desconocido, de entre 40 y 45 años, ya estaba muerto, por lo que se solicitó la presencia de personal de la Fiscalía General del Estado.
Más tarde, acudieron a la finca los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el Agente del Ministerio Público de Hospitales.
Aparentemente, la persona fallecida se introdujo a dicho predio a cometer un robo, pero de manera accidental recibió una descarga eléctrica y murió electrocutado.