CIUDAD DE MÉXICO.- Gabriel Soto ofreció disculpas a su esposa Geraldine Bazán, después de que fue captado en juguetonas fotos con su compañera Marjorie de Sousa en la playa.
El actor dijo que ama profundamente a Geraldine y aclaró que nunca estuvo solo con Marjorie, con quien comparte el escenario en la obra Por Qué los Hombres Aman a las Cabronas.
Soto explicó que todo fue parte de un juego en el que cargaba a la actriz, quien lucía un diminuto bikini.
“Amo profundamente a mi esposa Geraldine Bazán y a mis hijas Elissa y Miranda, quienes son mi motor y vida entera. Asumo total responsabilidad de mis actos y ofrezco públicamente disculpas a mi esposa Geraldine, a mis hijas y a mi compañera de trabajo Marjorie de Sousa”, reiteró en un mensaje en su cuenta de Instagram. (Staff/Agencia Reforma)

Compartir
Artículo anteriorSin concesiones
Artículo siguienteNo paga sus multas