Una bella tarde de sábado enmarcó la celebración religiosa en la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción con motivo de los esposales de la pareja conformada por Luis Humberto Padilla Arellano y Claudia Celina Ibarra Malo.
Para consagrar su amor, los ahora esposos se hicieron presentes en el recinto sagrado, acogidos por la bendición de sus respectivos padres, Humberto Padilla Ornelas y María Dolores Arellano González, por parte de él; así como Carlos Ibarra Pérez y Celina del Carmen Malo Barrera, por parte de la novia.
Tomados de la mano, los contrayentes se postraron ante Cristo y por medio de su representante, entregaron sus votos al creador para que fueran bendecidos y de esta manera les fuera concedida la dicha de formar su propia familia a través del séptimo de los sacramentos.
Ya como un matrimonio unido, la feliz pareja agradeció la presencia de sus seres queridos en este día tan especial, y convocaron a sus amigos y familiares a un brindis que se llevó en la Hacienda La Sanmarqueña, en medio de un agradable ambiente de celebración.

Compartir
Artículo anteriorSin tapujos
Artículo siguienteSe prometieron amor eterno