Daniel Garibay 
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco 13-Abr .- Vicente Fernández sonríe. Está emocionado, también nervioso, pero firme con la idea de decir adiós.
No ha sido fácil. En varias ocasiones ha confesado que extraña el aplauso del público, que diariamente lo visita en su casa, el Rancho Los Tres Potrillos, y con sus muestras de cariño alimentan ese corazón que palpita fuerte a días de entonar sus éxitos por última vez este sábado en el Estadio Azteca, de la Ciudad de México.
La gente le sigue aplaudiendo. No quiere que se vaya, pero Chente, como todos lo llaman de cariño, muy en el fondo sigue pensando en ello, pero es un hombre de palabra y también sabe que debe de descansar al lado de su familia, y confiesa que está listo para ofrecer su último concierto frente a quienes lo han apoyado en más de 50 años de carrera.
“Estoy muy contento, pues podré regalarle a mi público, familia y amigos un concierto que estoy preparando con todo el corazón, con todo mi cariño. Va a ser una noche muy especial para mi”, comparte Chente desde su hogar.
Desde el domingo, el Estadio Azteca ha tenido a cientos de trabajadores montando el gran escenario que será testigo de la despedida de un grande, como han nombrado al recital que se transmitirá en varios puntos del País.
“He estado muy al pendiente de cada detalle; quiero que sea una noche que todos disfrutemos mucho”, asegura El Charro de Huentitán, quien desde hace un mes ha incrementado su actividad en las redes sociales, pues no se cansa de compartir con sus casi 6 millones de seguidores imágenes, testimonios, mensajes y videos.

Como la primera vez
El intérprete de “Para Siempre” se sabe de todas, todas. En más de cinco décadas de trayectoria, a sus 76 años, ha pisado cualquier escenario que puedan platicarle, desde un entarimado de alguna fiesta hasta el más imponente como la Monumental Plaza de Toros, en la CDMX, o el Madison Square Garden, en Nueva York, entre muchos otros.
Pero lo que vivirá este fin de semana en el Estadio Azteca no se compara con nada. Este sábado cumplirá esa promesa que lanzó en febrero del 2012, cuando anunciaba su gira internacional por Europa, Centro y Sudamérica, y también su retiro artístico. Llegó ese momento y no hay marcha atrás.
“Te mentiría si digo que no he estado nervioso y con muchos sentimientos, pero al final todo es mucha emoción. Han sido muchos años dedicados al público y quiero cerrar con este concierto cuando todavía tengo voz, y gracias a Dios tengo salud”, afirma el papá de Vicente, Alejandro, Gerardo y Alejandra, quienes lo acompañarán esa noche, además de su inseparable esposa Cuquita.

¡Será inolvidable!
Como buen anfitrión, Vicente Fernández no quiso adelantar detalles de lo que ha preparado en su despedida, incluso, hay muchos que ni siquiera él sabe, pues su oficina y su casa disquera Sony Music lo quieren sorprender.
“No les voy a revelar las sorpresas. Lo que sí les puedo decir es que la vamos a pasar muy, muy bien”, dice Chente, quien, sin dudarlo, cuenta qué es lo que más disfrutará de su último concierto, “el aplauso del público y su cariño; ese es mi mejor regalo y mi mejor recompensa”.
Esa velada histórica quedará plasmada en un DVD y también en un programa especial que transmitirá próximamente Televisa.