Tras el desbordamiento del bordo Sandovales, la Dirección de Protección Civil Municipal de Jesús María tuvo que intervenir en cinco colonias aledañas a la cuenca, que fueron las que resultaron más afectadas, señaló el titular de la instancia, Roberto López Rodríguez; las autoridades insistieron en la importancia de llevar a cabo tareas de desazolve y retiro de maleza para evitar mayores daños patrimoniales, y sobre todo en la integridad de las personas.
“Tuvimos unas lluvias intensas en el poniente de la cabecera municipal de Jesús María. El arroyo de la Hierbabuena desemboca en río Sandovales que está en Pocitos; empieza en La Biznaga y pasa por varios fraccionamientos.
Fue demasiada la precipitación pluvial y llenó el bordo de Los Sandovales y del lado de Jesús María el arroyo de La Hierbabuena se elevó bastante el nivel, pero no llegó a afectar de consideración, pero del lado de Aguascalientes sí llegó a provocar problemas porque se desbordó”, indicó.
El funcionario municipal señaló que la afectación fue del arroyo de Los Sandovales hacía adelante, siendo el mayor daño para el colegio El Entorno; resaltó que en lo que respecta al municipio, el daño fue en la parte central y afectó el cruce de Guadalupe González y Garza Sada donde siete vehículos terminaron varados.
“Revisamos constantemente el arroyo de La Hierbabuena que es el que desemboca en este bordo de Los Sandovales, porque atraviesa los fraccionamientos Tres Arroyos, Lomas del Vergel, Campestre, Ruscello y La Piedra; son fraccionamientos residenciales, condominios, y ya se les había hecho llegar un oficio con tiempo, hace más de 10 días donde les informábamos que tenían que realizar el desasolve y el desyerbar este arroyo, ya que como son condominios, ellos tienen sus administradores de los condóminos y deben realizar esas labores”, recalcó.
López Rodríguez dio a conocer que la fractura del bordo fue de siete metros de ancho y seis de alto, originando las diversas afectaciones, por lo que se procedió a vaciarla prácticamente en su totalidad, manteniendo su cauce natural con baja intensidad.
“Vamos a dar nuevamente un recorrido por los mismos fraccionamientos para entrevistarnos con los administradores y recalcarles que es de suma importancia que sigan dándole mantenimiento a este arroyo para evitar cualquier contingencia. En cuanto a otros cauces, el Río San Pedro pasa también por el municipio, lo seguimos monitoreando, al igual que en las presas de Zacatecas, porque se alimenta de algunas presas de Zacatecas, entonces estamos muy al pendiente de cómo estén. El arroyo de Las Escobas viene de la presa de Chichimeco, la cual seguimos monitoreando y le están dando mantenimiento por parte de Conagua. Pensamos que iba a ser menos agua que el año pasado y nos ha sorprendido”, reconoció.